Nuevas pruebas contra Samark López y Tareck El Aissami salen a luz pública, por Maibort Petit


 

La filial de Petróleos de Venezuela en Estados Unidos, CITGO Petroleum Corporation pagó millones de dólares a la empresa Yakima Trading Corporation, propiedad de Samark López Bello, de acuerdo a lo argumentado en una demanda hecha por una ex ejecutiva de CITGO, que alega que la empresa la despidió por haberse negado a participar en acciones criminales ordenadas por el CEO de la época, el fallecido Nelson Martínez.

Por: Por Maibort Petit / @maibortpetit

Los abogados de Marisol Gómez señalaron en un documento presentado ante la Corte del Distrito de Harris, Texas, que los pagos hechos por CITGO a Yakima totalizan USD2,378,534. 00, además de otras transacciones con dicha empresa que desde 2017 está sancionada por la OFAC por vinculaciones con el narcotráfico, lavado de dinero, entre otros delitos atribuidos al ex vicepresidente y actual Ministro de Industria venezolano, Tareck Zaidan El Aissami.

En la primera petición modificada de la demanda presentada por Marisol Gómez contra el demandado CITGO Petroleum Corporation la ex Vicepresidenta de Recursos Humanos de CITGO señala que en los meses anteriores a la finalización de sus servicios en CITGO, el entonces presidente y CEO de la corporación, Nelson Martínez, quien posteriormente fue arrestado por corrupción y robo, le solicitó a la demandante que participara en actos criminales que se mencionan a continuación:

1) Nelson Martínez habría solicitado a Marisol Gómez que ejecutara un contrato de $ 1.7 millones que formaba parte de un plan de devolución multimillonario con una compañía propiedad de su hijo, Charles Martínez, a través del cual CITGO y de una de sus filiales, pagó a la compañía un monto exorbitante de dinero. La referida empresa, ubicada en Miami, Florida, “devolvió algunos de los pagos” (sobornos) a Martínez, y también ofreció un coimas a Gómez si ella firmaba el contrato el millonario contrato.

2) Martínez solicitó a la demandante que cambiara el Administrador del Plan de pensiones de CITGO, para que se pudieran cambiar los términos del mismo. Si lo hubiera hecho, habría resultado en: (1) un pago inicial del Administrador del Plan de Martínez que normalmente iría a un fondo de caridad de la Compañía; y (2) elevar la pensión mensual de Martínez de aproximadamente $ 2,700 por mes a unos $17,300 mensuales, al tiempo que se cobraba la pensión de una gran cantidad de empleados de CITGO.

3) Asimismo, Martínez solicitó a Gómez aprobar un contrato de CITGO con Yakima Trading Corporation u otra entidad de Yakima que era propiedad o estaba controlada por un fugitivo multimillonario venezolano llamado Samark José López Bello. López Bello es el testaferro principal de Tareck Zaidan El Aissami, un narcotraficante internacional quien también es el ex vicepresidente ejecutivo de Venezuela, y actual ministro de Industrias y Producción Nacional, que depende directamente del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

La demanda sostiene que Samark José López Bello usó las entidades de Yakima para lavar dinero proveniente de la droga para Tareck Zaidan El Aissami. “Esta fue la razón por la que Gómez se negó a hacer negocios con las entidades de Yakima, a pesar de la solicitud de Martínez para hacerlo”.

Siga leyendo más aquí