Sin más que sacarle a Venezuela, Cuba regresa a las dificultades postsoviéticas

Mosaico en el muro de una casa en el barrio Las Jaimanitas, en el oeste de La Habana, Cuba | Foto vía artsy.net

 

Un ex compañero de 91 años del fallecido dictador de Cuba, Fidel Castro, sorprendió recientemente a los cubanos cuando anunció que el gobierno planea criar avestruces para ayudar a alimentar a las masas.

Por José de Córdoba en The Wall Street Journal | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

El comandante Guillermo García se mostró entusiasmado en el principal programa televisivo de Cuba sobre el ave gigante no voladora, “que produce más [carne] que una vaca”. El comandante, que dirige algunas de las operaciones de cría de ganado de Cuba, también ensalzó la carne de la hutia, una Roedor gigante endémico de la isla, como mejor que la de vacuno.

Golpeada por la implosión de Venezuela, su mayor aliado y las sanciones impuestas por el gobierno de Trump, Cuba ha caído en una zanja económica. El gobierno ha endurecido el racionamiento estatal. Los residentes hacen colas por horas para comprar productos básicos escasos como huevos, harina y pollo.

Para muchos cubanos, las colas de racionamiento y las granjas de avestruces recuerdan el sombrío “Período Especial” en la década de 1990 después del colapso de su benefactor, la Unión Soviética. A medida que la isla dirigida por los comunistas soportaba las condiciones de hambruna, los residentes devoraban gatos y “filetes” fritos hechos de cáscara de pomelo empanado.

“Estamos comenzando a entrar en un nuevo período especial”, dijo Osmary Armas, de 45 años, propietario de una mansión neoclásica convertida en posada que se ha visto privada de visitantes estadounidenses en los últimos meses. “Las cosas están muy mal”.

 

La escasez de alimentos básicos como pollo, aceite de cocina, harina y huevos han recordado a algunos cubanos el “Período Especial” post-soviético de la década de 1990. Arriba, una escena callejera en La Habana a principios de este mes. Foto: Yamil Lage / AFP

 

Durante años, los funcionarios estadounidenses hicieron pública su creencia de que si los Estados Unidos apretaban las tuercas de ña economía, el gobierno cubano se vería obligado a retirarse. Pero el régimen cubano ha tenido casi seis décadas de experiencia desafiando a los Estados Unidos, administrando la escasez y repartiendo la represión.

El estado policial de Cuba está intacto. El gobierno tiene escasa oposición y maneja la lealtad de muchos.

La administración de Trump ha seguido apretando las tuercas. A principios de junio, la administración prohibió a los cruceros estadounidenses que viajen a Cuba, lo que afectará a unas 800.000 reservaciones de pasajeros en los próximos meses. Los Estados Unidos, que no permiten el turismo regular a Cuba, también eliminaron el permiso de viaje de “persona a persona” que la mayoría de los estadounidenses utilizan para visitar la isla.

Esos movimientos se produjeron después de que la administración puso un límite a las remesas de los cubanoamericanos, entre otros pasos. Incluso ha firmado un veto al acuerdo de la Major League Baseball que permite a los jugadores de béisbol cubanos unirse a sus equipos.

El gobierno está tratando de presionar a Cuba para que abandone su apoyo al asediado presidente Nicolás Maduro. Estados Unidos dice que los servicios de inteligencia cubanos han impedido que los militares de Venezuela retiren su apoyo a Maduro. Cuba niega haber estacionado soldados o los 2.500 agentes de seguridad que Estados Unidos dice que La Habana tiene en Venezuela.

Cuba continúa contando con la generosidad venezolana, en particular el petróleo barato y el pago en efectivo por los servicios de más de 20.000 médicos cubanos, pero el apoyo está disminuyendo. La contribución de Venezuela al PIB de Cuba cayó a 8.5% en 2017 desde el 22% en 2013, dijo Carmelo Mesa Lago, profesor emérito de la Universidad de Pittsburgh y experto en la economía cubana.

Durante el Período Especial, la economía de Cuba se contrajo al menos el 35%. Ahora, si se cortan todos los lazos venezolanos, la economía podría reducirse entre un 8% y un 10%, dijo Pavel Vidal, un economista cubano que ahora trabaja en la Universidad Javeriana en Cali, Colombia.

A medida que la economía venezolana colapsó, algunos de los líderes comunistas de Cuba dijeron que un aumento en el turismo de los Estados Unidos compensaría el déficit.

Por un instante, las esperanzas eran altas. Durante los dos años después de que el presidente Obama declaró el fin de casi seis décadas de enemistad de la Guerra Fría y visitó la isla, Hollywood filmó un segmento de “The Fate of the Furious” en las calles desmoronadas de La Habana, la casa de modas francesa Chanel convirtió el algunauna vez elegante el bulevar El Prado de La Habana en una pasarela, y los Rolling Stones, cuya música estuvo prohibida en Cuba por ser un ruido capitalista decadente, celebraron un gran concierto al aire libre.

Algunos cubanos que habían emigrado buscando una vida mejor regresaron a la isla. Había esperanza de un futuro mejor. Se abrieron restaurantes privados, se levantaron galerías de arte y se renovaron las antiguas residencias para alquilarlas ante la avalancha de visitantes. El número de trabajadores por cuenta propia creció a más de 583.000 en 2017, aproximadamente el 13% de la fuerza laboral, de 424.300, o el 9%, en 2013, según las estadísticas oficiales cubanas.

“Fue el único boom que hemos tenido en mis 45 años de vida”, dijo la Sra. Armas.

El señor Trump cerró la puerta de esta nueva Cuba. “Estábamos llenos de esperanza y Trump llegó y todo empezó a ir mal”, dijo el restaurador Alain Rodríguez. El negocio se ha reducido un 60% en ¡Waoo! su restaurante en La Habana, desde los primeros meses en el cargo del Sr. Trump, dijo.

A pocos kilómetros de distancia, en una cola por pollos fuera de un mercado estatal, las tensiones eran altas. Cerca de 100 personas esperaban en la escasa sombra de un estacionamiento, mientras la policía mantenía la paz. La multitud silbó y gritó cuando un hombre mayor trató de romper la línea. Entonces retrocedió.

Un oficial dejó entrar a varias personas a la vez para comprar su ración: dos paquetes de pollo cada uno.

La presencia policial sugirió que el gobierno desconfía de que el desvanecido sueño revolucionario de Cuba pudiera terminar en una conflagración social iniciada por una pelea por partes de pollo.

“Nos tratan como a cucarachas, pisándonos”, siseó una mujer en la línea, refiriéndose a la oligarquía gobernante de Cuba. Ella dijo que llevaba dos horas esperando. “Todo en Cuba es político, incluso el pollo. Lo tienen todo y nosotros sufrimos “.

Ella susurró: “Se acerca el período especial, y viene duro”.

En 1994, durante los peores días del Período Especial, la frustración por la escasez de alimentos se desbordó. La policía combatió a cientos de manifestantes que gritaban “¡Libertad!” En un motín conocido como el Maleconazo. La marea cambió cuando apareció el difunto Fidel Castro en la calle y los manifestantes lo vitorearon.

 

Imagen del “Maleconazo” del 5 de agosto de 1994 en La Habana, Cuba | Foto vía Wikipedia

 

Nunca se había visto nada semejante a esa protesta en la Cuba comunista, y nada se había visto desde entonces.

Poco después, el señor Castro permitió que los cubanos se fueran a los Estados Unidos. Miles de personas se lanzaron al mar en balsas y botes caseros. Unos 35.000 llegaron a los Estados Unidos.

El señor Castro murió en 2016, y su hermano y sucesor Raúl se retiró de la presidencia. Pero a pesar del poder transformador de internet, cuyo uso ha aumentado en Cuba, y la falta de una figura carismática como el fallecido señor Castro, el cambio de régimen parece poco probable.

“Nadie aquí va a ir a las calles e ir a la huelga, lanzar piedras o disturbios”, dijo un ex guardia de seguridad de 43 años. Estaba vendiendo pasteles de guayaba en un puesto frente a su casa.

 

El crucero “Emperatriz de los mares” sale de La Habana el 5 de junio de 2019. | Foto ADALBERTO ROQUE / AFP

 

La vista era similar desde el espacioso porche en una posada tipo “bed and breakfast” en el distrito El Vedado de La Habana. “Nadie puede arreglar esto. Pero nadie puede derrocarlo, tampoco ”, dijo la propietaria Margarita Álvarez, que se abanicaba contra el calor de un día de verano en La Habana.