Coge dato: Las CINCO cosas que NO debes ponerte nunca en la cara para evitar una catástrofe

Archivo.
Archivo.

 

Existen muchos trucos de belleza casera, que han ido popularizándose por el boca a boca o que se encuentran a golpe de clic en internet, prometiendo acabar con brotes de acné, con problemas de exceso de grasa facial o carencia de hidratación con productos que en realidad podrían provocar los efectos contrarios o incluso problemas mayores en la piel.

La piel del rostro es especialmente delicada, pues en muchas de sus zonas presenta una mayor delgadez que la hace mucho más sensible a cualquier producto que apliquemos sobre ella, como por ejemplo en el caso de las ojeras. Para mantener el cutis sano debes saber que hay algunos productos que no deberías aplicarte en la cara, pues pueden ser agresivos con ella, estos son algunos que debes evitar.

Pasta de dientes

Los dentífricos son una herramienta que algunas personas usan como método para secar granos o incluso para blanquear manchas del rostro, pues los seguidores se agarran a su poder quitamanchas en los tejidos y a su textura granulosa que, mezclada con otros ingredientes como limón o crema, parecen acabar con cualquier impureza.

No obstante, la pasta de dientes no tiene esta capacidad y lo que realmente se consigue utilizándolos en la piel de la cara es irritarla, aumentar su sequedad o producirle quemaduras importantes, con las cicatrices posteriores que esto conlleva.

Laca para el cabello.

Algunas mujeres utilizan este producto en espray como toque final de su maquillaje. Basta con una pequeña bruma por la cara después de aplicar todos los productos para que nada se mueva de su sitio en horas. Sin embargo, la laca tiene unos componentes para fijar el cabello que pueden resecar la piel de la cara o incluso hacer que aparezca una reacción alérgica.

Olvídate de este método y opta por los fijadores de maquillaje que se ofrecen en el mercado.

Agua caliente.

Lavarse el rostro con agua a temperatura elevada puede destruir la capa de humedad con la que cuenta el cutis para protegerse y esto provoca que las glándulas sebáceas produzcan más sebo para poder compensar la falta de hidratación, algo contraproducente, especialmente para las personas propensas al acné.

Utiliza agua tibia para limpiar esta zona tan delicada del cuerpo.

Tinte de pelo.

Muchas personas que cambian su color de pelo, ya sea por la aparición de canas o porque quieren cambiar de aspecto, también modifican el color de sus cejas para que no exista un gran contraste.

Evita tintártelas con el mismo producto que usas para el pelo, pues puede ser muy agresivo para la piel de la cara, ya que tienen altos niveles de peróxido que puede quemar la epidermis o lesionar los ojos si hay un contacto por accidente.

Limón.

Esta fruta suele ser utilizada para secar los típicos granitos que aparecen en la cara, especialmente durante la pubertad, o para dotar al rostro de luminosidad, pensando que este será el efecto de sus grandes cantidades de vitamina C.

Sin embargo, este cítrico tiene altos niveles de ácido en su composición, su pH es de aproximadamente 2, lo que altera el pH natural de la piel, que está sobre 4,5 o 5. Por este motivo hay que evitar usarlo en la zona facial.

Pegamento.

Una de las últimas novedades en cosmética para quitar los puntos negros son las mascarillas efecto peel-off, es decir, que se aplican como crema y se retiran como si fuera una pegatina o segunda epidermis, llevándose consigo toda la suciedad de la zona.

Sin embargo, la opción casera de este producto incluye pegamento de cola, que se aplica y tiene el mismo aspecto que el que se comercializa, pero los efectos pueden ser fatales para el rostro. Además de no retirar los puntos negros de manera efectiva, usar este método puede irritar el cutis, quitar la capa más superficial de la piel o incluso provocar la rotura de los vasos sanguíneos.

Con información de Revista Web Consulta