La nueva y peligrosa ruta de los venezolanos buscando asilo: la frontera sur de EEUU (Video)

Foto: Cortesía

 

 

Una abogada venezolana tomó la decisión de salir de su país tras rehusarse a cumplir órdenes de funcionarios del régimen de Nicolás Maduro para que realizara su “trabajo de una manera no correcta” en organismos estatales. Su negativa ocasionó que la amenazaran y atentaran contra ella, su esposo e hijo, publica El Nuevo Herald.

Al carecer de una visa estadounidense, optaron por arriesgarse a viajar a México para luego cruzar la frontera sur de Estados Unidos. En la ciudad mexicana de Nuevo Laredo, se anotaron en una lista de las autoridades de Inmigración estadounidenses para presentar su caso de asilo y fueron a un refugio que tenía un solo baño para unas 40 personas, donde durmieron en el piso en una colchoneta.

María, que pidió no usar su nombre real por temor a poner en peligro su solicitud de asilo, dijo que la frontera está llena de traficantes de personas que se aprovechan de los migrantes que buscan cruzar.

“En la noche cuando mi esposo fue a comprar comida lo interceptaron dos coyotes (traficantes de personas) ofreciéndole pasar la frontera por $800 por cada persona. Nos entró la desesperación, la temperatura era de 3 grados centígrados, el frío era súper fuerte. En esa desesperación te incitan a pasar con los coyotes”, relató María en una entrevista desde Boca Ratón, donde reside desde que pudo ingresar a los Estados Unidos en julio.

Mientras estaban en Nuevo Laredo, las autoridades trasladaron a la familia del refugio a otro lugar en el puente internacional que une Nuevo Laredo con Laredo, Texas, donde tuvieron que dormir a la intemperie. La niña se enfermó y al cabo de varios días, un funcionario de inmigración de Estados Unidos les dijo que podían entrar por un año para resolver su petición de asilo político.

“La niña se estaba poniendo azul del frío y nadie nos socorría. Luego nos separaron en una especie de celda. La niña cayó en depresión, vomitaba mucho, estresada, y en ese momento un funcionario nos dijo que nos daría el acceso a EEUU”, expresó.

El caso de María es solo un ejemplo de una tendencia creciente: los venezolanos solían volar a Estados Unidos con una visa, pero ahora son cada día más los que optan por ir a la frontera sur a pedir asilo político, desconociendo el procedimiento, los peligros de la travesía y que las posibilidades de ser admitidos son pocas.

El éxodo se produce a medida que las condiciones de vida continúan deteriorándose en Venezuela y Estados Unidos aumenta la presión contra el régimen de Maduro.

INSTRUCCIONES ‘EXPRESS’ PARA CRUZAR LA FRONTERA

Patricia Andrade, directoria ejecutiva de Venezuela Awareness Foundation, una organización de derechos humanos en Miami, muestra preocupación porque cada día son más los que optan por viajar a la frontera sin saber a qué se enfrentan.

La activista dijo que la situación en la frontera se ha complicado y las personas deberían saber las consecuencias de cruzarla ilegalmente.

“El problema de la mayoría de los venezolanos es que se lanzan a la aventura sin informarse de qué va a pasar y cómo debes estar preparado. Salen de Venezuela y piensan que debe haber una que otra cosita, pero no se imaginan que ahí hay una maldad con otro nombre”, dijo.

En redes sociales los venezolanos obtienen información precaria sobre cómo realizar la travesía, de quienes lo han logrado o de amigos con familiares que han viajado a la frontera. Y con frecuencia lo describen como algo fácil y que solo tienen que ir dispuestos a pasar “unos tres meses en la cárcel”.

Las instrucciones también se transmiten mediante mensajes de voz por WhatsApp. El Nuevo Herald obtuvo algunos de esos audios.