Red de trata de personas acecha a venezolanos que huyen de la crisis por mar

Presunto rescate de Alberto Abreu, el capitán del peñero “Ana María”, después de “nadar 19 horas tras el naufragio” (Foto cortesía: Yoselyn López Chirinos)

 

Los familiares de los 33 desaparecidos de la embarcación “Ana María” viven desde hace 6 meses entre la incertidumbre y la desesperación. No hay indicios de naufragio y todo apunta a que cayeron en una red de trata de personas en la que estarían involucradas algunas autoridades.

Por Vanessa García / lagranaldea.com

“Hermana ya voy saliendo”. Ese fue el último mensaje que Govanny López Chirinos le envió a Yoselyn López Chirinos. El 16 de mayo de 2019, a las 3:30pm, le escribió desde el Puerto La Playita en Güiria, estado Sucre, al abordar la embarcación que lo llevaría a Trinidad y Tobago. Seis meses después se desconoce su paradero y el de las otras 32 personas que viajaron en el peñero “Ana María”; entre ellas 3 niños y una mujer embarazada.

Yoselyn López Chirinos relató que su hermano de 37 años se fue con sus amigos Winder Dany Blanco Solórzano (28) y Franklin Oscar Cordero Azuaje (32). Glendy, la novia de Winder que vive en Trinidad, los puso en contacto con Ramón Martínez, alias “Moncho”. Él aseguró que ingresarían legalmente. El costo del traslado era 300 dólares por persona.

Govanny López Chirinos (37), Franklin Oscar Cordero Azuaje (32), Winder Dany Blanco Solórzano (28). (Foto cortesía: Yoselyn López Chirinos)

 

A las 6:00am del 15 de mayo, Govanny salió de Caracas a Güiria. Partió al día siguiente a Trinidad a las 4:00pm, según el último mensaje que le escribió a su madre. El viaje duraba 3 horas aproximadamente, así que a más tardar a las 8:00pm tendrían noticias. Nada. La noche del viernes, 17 de mayo, una vecina, cuyo esposo vive en Trinidad, le comentó a Yoselyn lo que aparentemente había ocurrido.

“Ella me dijo que los muchachos estaban bien, sólo estaban accidentados en Macuro (estado Sucre). A mí me causó intriga. Si están accidentados en una isla, ¿cómo sabe su esposo que ellos están allí? Según el esposo de mi vecina, “Moncho” había informado sobre el daño del motor y que esperaban un repuesto, una lancha pasó y los vio”, comentó.

No conformes. Yoselyn y la madre de Winder Blanco viajaron a Güiria. Al llegar, el lunes 20 de mayo, al Puerto La Playita, Protección Civil informó que los jóvenes no estaban en la lista de desaparecidos. La Guardia Costera explicó el protocolo de búsqueda y recomendó denunciar lo ocurrido. Así lo hicieron, y en el proceso unos funcionarios les advirtieron que podía ser un caso de trata de personas con complicidad de algunas autoridades.

Para leer la nota completa pulse Aquí