Domingo Alberto Rangel: El Tamanaco se levanta

Domingo Alberto Rangel @DomingoAlbertoR

Pido disculpas pero decidí dejar para otra fecha la remoción salpicada de corruptelas y sinvergüencerías que reflotó a Humberto Calderón Berti. Eso iba a suceder algún día y yo lo vaticiné hace tiempo, sin ser sabio persa, a principios del año cuando califiqué la tal Presidencia Interina del autojuramentado… como un engaño del que en algún momento se darían cuenta nuestros compatriotas porque era como “pedirle peras al olmo”… por decir lo menos.

Crecido en Las Mercedes, no la del llano sino la de Caracas o más bien de Baruta… siempre tuve al hotel Tamanaco entre mis vivencias.

Para mí es el más hermoso hotel de la ciudad y quizás del país con su espectacular vista al Ávila o Guaraira Repano. Bella perspectiva que ni los edificios vacíos que en Las Mercedes construyen boliburgueses y opositores enchufados para tener avales ante los bancos chinos, turcos o rusos que les permiten evadir las abusivas sanciones económicas de la administración Trump… pueden opacar.

Avales que por cierto les permiten a militares y cachorros de la vieja oligarquía hacer pingues negociados… importando productos para rellenar las cajas CLAPS.

En ese hotel vi una vez al presidente Betancourt negándose furioso a que le sacaran una foto porque detrás de él repentinamente apareció en las escaleras un corrupto del perezjimenismo y como décadas después me aclaró mí tío Manuel Mantilla a la sazón ministro de la Secretaría… el presidente dijo “Betancourt no sale con ese sinvergüenza… ni en foto”… otros tiempos y otros líderes.

En el Tamanaco solíamos colearnos los días del Carnaval sin tener edad… vestiditos de traje y corbata… con menos de 15 años… sin dinero para beber… pero con arrestos juveniles que nos daban fuerzas para atrevernos a sobar la nalga de una disfrazada de “negrita” –calificación racista- que embobada con alcohol salía a buscar aventuras y algo más en esos días de la Caracas que a esas horas dormía aún ingenua y pacata. Pues bien he vivido y querido a ese lujoso hotel lleno de recuerdos… tanto como para certificar si así lo requirieran… que para estas Navidades menguadas por un año de estúpidos enfrentamientos politiqueros… el hotel luce más bonito de lo que nunca fue.

Para mí esa quizás fue la mayor sorpresa de esta temporada y pregunté a uno de los viejos trabajadores que aún quedan en nómina sobre ese asunto y sobre lo vacía que estaban la piscina y el restaurante: La respuesta fue franca y directa: “Vacía la piscina y el restaurante… por lo caros. Y la decoración se debe a que PDVSA nos dejó el plumero”.

Lo suponía pero por eso repregunté sobre el lleno total del inmenso estacionamiento… nueva respuesta directa: “Es que ahora la administración está obligada a competir… si no quiere ir a la quiebra. El hotel vive de los eventos que aquí se organizan y tenemos que presentar la mejor cara”.

Me despedí augurándoles la mejor suerte y cómo le prometí al viejo mesonero que iba a escribir… cumplo.

Me parece que es un buen paso que los grandes hoteles de la capital vivan de sus recursos en infraestructura y no del estado… es que PDVSA llegó a pagar 2 millones de `dólares al mes por una cantidad de habitaciones donde se alojaban los pacientes del interior que se iban a operar en Cuba o en Caracas… ese negocio fue organizado durante la administración petrolera de Rafael Ramírez (a) rojo rojito… y los hoteles contando con ese “tiro al piso”… se descuidaron.

Estoy seguro que el Tamanaco flotará por la belleza y tranquilidad que reina en sus áreas pero también por el equipo humano que a diario lucha contra las adversidades para mantener el hotel a la altura de sus cinco estrellas una vez certificadas por la Guía Michelin.

Engancho para finalizar esta crónica escrita de madrugada con una declaración del economista Jeffrey Sachs quien entre otras cosas dijo que “No es necesario que Maduro se vaya para superar la crisis”.

No me voy a enganchar con el más reputado economista yanqui… no faltaba más. Y menos cuando se hunde el espejismo del autojuramentado… sin que la oposiciòn siquiera exprese un propósito de enmienda porque ya se están alineando los bates quebrados tras otra mentir. Solo comento que si bien una orden del autojuramentado no llega de Caracas a Los Teques… es de esperar entonces que Maduro vaya cambiando poco a poco ya que no hay una oposiciòn seria, capitalista, no aventurera ni golpista.

No es un imposible… los chinos sin oposiciòn porque allí el único partido legal es el comunista… han mejorado la condición del pueblo y ahora se levantan con orgullo… como el imperio que una vez fueron.

No es un milagro pero el primer paso lo debe dar quien tiene el poder… el presidente Maduro… los militares… o ambos.

Eso sí… excluidos los bates quebrados que han hundido por 2 décadas a la oposiciòn… con ellos no se puede acordar nada… no tienen palabra.