Jugador de baloncesto murió atrapado en medio de un tiroteo en El Bronx

La creciente violencia armada en la ciudad de Nueva York cobró otra vida el domingo por la noche: una estrella de baloncesto de secundaria de 17 años y destacado académico que se graduó la semana pasada.

Por Telemundo47

Momentos antes de la medianoche del domingo, el NYPD respondió a un tiroteo en la Davidson Avenue en la sección Morris Heights de El Bronx. Descubrieron a una víctima, más tarde identificada como Brandon Hendricks, con una herida de bala en el cuello. Fue declarado muerto en el Hospital Saint Barnabas la madrugada del lunes.

Hendricks se graduó de James Monroe High School la semana pasada. Fue el armador de los Eagles, ayudándolos a llegar a los playoffs esta temporada antes de que COVID-19 interrumpiera los programas de atletismo. Sus cuentas en las redes sociales evidenciaron un profundo amor por el juego, con su cuenta de Twitter llena de videos destacados e informes de compañeros que van a ofertas universitarias.

Hendricks, quien un alto funcionario de la policía de Nueva York dijo que nunca había tenido interacciones con la policía en su corta vida, debía asistir a Saint John’s en el otoño.

Su entrenador acudió a Instagram el lunes por la mañana temprana para recordar a Hendricks como un líder atlético y académico.

“Nunca he conocido a nadie que tenga algo malo que decir sobre él. Fue un jugador de baloncesto notable. Increíble manejo y rapidez. Fue nuestro líder dentro y fuera del piso durante las últimas 2 temporadas”, escribió el entrenador en jefe Nigel Thompson.

Pero Hendricks no era solo un jugador de baloncesto: Thompson dijo que el joven también se destacó en la clase de geometría de Thompson.

“Su esfuerzo en clase fue igual a su esfuerzo en la cancha … ¿por qué se lo llevaron tan pronto?”

La muerte de Hendricks culminó otra semana en la que la violencia armada se disparó en una ciudad ya sacudida por un virus pandémico y protestas violentas por la brutalidad policial. En las últimas dos semanas, la policía de Nueva York ha informado al menos 114 incidentes de disparos, frente a 38 en las mismas dos semanas del año pasado, un aumento del 200 por ciento.