“Entre gastar en gasolina o llevar comida a mi familia, decidí poner el carro en venta”

gasolina
Un empleado bombea gasolina a un vehículo en una estación de servicio en Caracas el 1 de junio de 2020 en medio de la pandemia de coronavirus Covid-19. “Venezuela aumentará los precios del combustible en junio”, dijo el sábado el presidente Nicolás Maduro, poniendo un límite a los subsidios estatales que durante décadas habían permitido a los ciudadanos llenar sus tanques de gas prácticamente de forma gratuita. (Foto por Federico PARRA / AFP)

 

El combustible, que estaba subvencionado al 100%, ahora se ha cobrado y tiene dos precios. Quien se inscribe en el Sistema Patria paga 5.000 bolívares (Bs) por el litro de gasolina. En este sistema, también es necesario respetar el día de la semana determinado por el final numérico de la matrícula del vehículo. Si el miembro tiene un coche, tiene derecho a comprar hasta 120 litros por mes por si acaso. Si tiene una motocicleta, sólo puede comprar 50 litros por mes.

Por Elianah Jorge / rfi.fr

Los que no están inscritos en este programa estatal o han superado su cuota mensual de gasolina pagan en dólares, es decir, 0,50 dólares por litro. En estos dos casos, el venezolano paga mucho más para llenar el tanque. En la primera situación, paga 200.000 Bs. por 40 litros de combustible. En dólares, sólo diez litros de gasolina cuestan más de un millón de bolívares.

En comparación con otros países, la gasolina sigue siendo barata, pero no en un país donde el salario mínimo es de Bs 800.000 mensuales. A modo de comparación, un kilo de arroz cuesta 215.000 Bs. En otras palabras, las cuentas no se cierran.

Hiperinflación y pandemia

Esta situación ha sido aún más angustiosa para los venezolanos, asfixiados por la hiperinflación y en un país sin acceso a los servicios básicos. Especialmente en medio del endurecimiento de la cuarentena.

El lunes por la noche, la vicepresidenta Delcy Rodríguez anunció 242 nuevas contaminaciones, elevando a 7.411 los casos positivos para el Covid-19 en Venezuela. Hasta ahora 67 personas han muerto en el país a causa del virus.

Durante años ha sido tabú aumentar el precio de la gasolina por temor a una reacción violenta de la población como en el caso de Caracazo, la agitación social espontánea de febrero de 1989 causada por el aumento de las tarifas de los autobuses en la capital venezolana. Pero el presidente Nicolás Maduro logró que la población pagara la gasolina después de más de un mes de escasez de combustible y durante la cuarentena impuesta por la pandemia.

El aumento de la gasolina ha afectado considerablemente a la población. Antes, no importaba la distancia, el venezolano conducía. Ahora camina o, en caso de tener una, anda en bicicleta. Antes apenas se veían, pero ahora un número considerable de bicicletas circulan por las calles del país.

Según la psicóloga social Yorelis Acosta, todo ha cambiado y ahora el venezolano está haciendo ajustes en los planes económicos y sociales ya que “en ningún presupuesto se incluyó la gasolina”.

“Hoy en día, si no puedes poner gasolina subvencionada, es muy difícil pagar en dólares. Eso queda para un segmento muy alto de la sociedad, ni siquiera un profesor universitario puede pagar la gasolina en dólares. También vemos este cambio en nuestras relaciones sociales. Hay gente que ya no quiere usar el coche para no gastar gasolina. Solía ser muy común salir a dar un paseo. Ahora el coche se usa sólo para las cosas que son realmente necesarias”, explica esta profesora de la Universidad Central de Venezuela.

Compras sólo si estás cerca de casa. No se puede sacar el coche del garaje si no es necesario. “Ya no salimos todo el tiempo como antes”, es una frase recurrente entre la población.

El taxi es más caro que el avión

Para ir más lejos, la gente usa aplicaciones para ver las rutas más cortas. Hay gente que aprende a conducir sin casi pisar el acelerador. Un taxista consultado por RFI dijo que aprovecha los descensos para no pisar el acelerador. Enciende el aire acondicionado del coche sólo si el calor es insoportable o si el cliente insiste.

El precio de la carrera también subió, ¡y mucho! Por un viaje entre Caracas y la capital del estado Táchira cobran 1.100 dólares. Por una distancia de unos 804 kilómetros se paga más que un billete de Venezuela a Europa.

El aumento de la gasolina también significa el fin de la camaradería. El paseo para dar una vuelta, tan común entre los venezolanos, se ha convertido en algo del pasado. Este apoyo puede incluso darse, pero siempre y cuando sea mutuo: quien tiene un coche incluso lo coge, pero se sugiere al beneficiario que colabore económicamente.

Comida más cara

Gran parte de las frutas, verduras y suministros que abastecen al país proceden de la región andina de Venezuela. Llevar estos alimentos a las principales ciudades del país ahora tiene un alto costo que es pagado por el cliente.

Según la diputada Karim Vera, los agricultores siguen enfrentando una escasez de gasolina, ya que todavía hay restricciones en el suministro en el interior del país. Además, los agricultores tienen problemas para regar sus cultivos debido a los cortes de energía y necesitan utilizar generadores alimentados por combustible para el riego. Toda esta inversión se refleja en el aumento de los precios de los alimentos.

“Lo que ha estado sucediendo es una bola de nieve”, dice un productor rural de la Colonia Tovar. Para transportar los productos de esta aldea a Caracas, a una distancia de unos 100 kilómetros, el transporte pasó de 100 a 180 dólares y “automáticamente tenemos que vender los productos a un precio más caro para pagar el transporte o dejar que se pierda la cosecha”.

Los que viven cerca de la frontera con Brasil o Colombia han preferido comprar la gasolina en el país vecino. Es más barato y el producto es de mejor calidad que el iraní. Esta es otra preocupación para los venezolanos: la calidad de la gasolina. Hay quejas de que los coches tienen problemas después de usar combustible persa.

La gente de las clases más populares que todavía tenían en un coche modesto el significado de una cierta comodidad se están deshaciendo de sus vehículos. La prioridad es la comida. “Entre gastar en gasolina o llevar comida a mi familia, decidí poner el coche a la venta”, dijo Wilmiro Márquez, un albañil residente en Petare, el mayor barrio marginal de América Latina, situado en Caracas. El Chevrolet Opala de 1978 está a la venta por un simbólico precio de 500 dólares, equivalente a 125 salarios mínimos.

Falta de dinero en efectivo

El pago de la gasolina subvencionada es otro problema. Con los constantes cortes de energía o el suministro de Internet, las máquinas de débito de las gasolineras no siempre funcionan. Tienes que aceptar el dinero en efectivo. Pero este es otro artículo escaso en la Venezuela del siglo XXI.

Gracias a la venta de los productos que cosecha en la granja de su familia en el estado de Guárico – a 206 kilómetros de Caracas – la ingeniera Isabel obtiene dinero en efectivo para pagar la gasolina subvencionada. Sin embargo, el endurecimiento de la cuarentena y el creciente número de Covid-19 la han asustado. “Preferimos no vender nada que exponernos a la enfermedad”, explica.

Cargando gasolina con un féretro

Venezuela todavía está lejos de producir gasolina a gran escala como antes. A pesar del apoyo del Irán, que incluye maquinaria y logística para el mantenimiento, algunas de las refinerías del país están desguazadas. El lunes 6 de julio se incendió parte de la Refinería Cardón, ubicada en la región norte del país. No hubo lesiones. Sin embargo, el incendio demuestra la falta de cuidado con las refinerías del país.

Durante décadas, la economía venezolana dependía de las exportaciones de petróleo y no de las importaciones de combustible, como ha venido sucediendo. Todavía no hay un pronóstico de cuándo Venezuela volverá a sus antiguas tasas de producción de petróleo y gasolina. Por ahora, el país sigue importando combustible del Irán.

Cuatro cargueros más, dos de ellos de bandera liberiana, están trayendo más combustible de Irán. Sin embargo, Estados Unidos quiere incautar el cargamento con el objetivo de asfixiar al gobierno de Nicolás Maduro.

Por ahora, hay gasolina en Caracas, pero en el interior del país hay escasez de combustible otra vez. El fin de semana, , el conductor de una funeraria protestó frente a una gasolinera cuando sacó el cadáver que llevaba de su coche para intentar cargar carburante.