Irán confirma envío de 1.100.000 barriles de gasolina a Venezuela pese a riesgo de confiscación

(Foto Reuters)

 

Irán insiste en desafiar a Estados Unidos y confirmó este lunes 6 de julio el envío de un nuevo cargamento de alrededor de 1.100.000 barriles de gasolina, a bordo de los buques Bella, Bering, Pandi y Luna, el cual podría ser bloqueado y confiscado por fuerzas militares de Estados Unidos, actuando bajo la autorización del gobierno y el poder judicial norteamericano.

De acuerdo con una nota de la agencia gubernamental AVN, la República Islámica de Irán propuso ampliar la cooperación y la solidaridad «mediante la expansión de relaciones con Venezuela con el fin de enfrentar el bloqueo multiforme de Estados Unidos (EE.UU.) contra la nación suramericana».

Citando un despacho de la agencia de noticias iraní IRNA, AVN reporta que el director de la Oficina Presidencial, Mahmud Vaezi, tras reunirse en Teherán con «el enviado especial del Gobierno» venezolano, que no se identifica en la nota, manifestó que el objetivo es ayudar a los venezolanos.

«A través de la solidaridad, la expansión de las relaciones y la cooperación, tenemos que evitar que el bienestar de la gente se vea afectado por las sanciones de los enemigos«, expresó Vaezi.

Asimismo, manifestó que Irán tiene la necesidad de fortalecer y profundizar las relaciones en distintas áreas con el gobierno de Venezuela.

Venezuela e Irán mantienen acuerdos de cooperación en áreas estratégicas como energía, petróleo, comercio binacional, industria, defensa, cultura y educación, practicando el derecho al libre comercio pese a que ambas naciones están sometidas a medidas coercitivas por parte de EE.UU., indica la nota de la agencia oficial del gobierno de Venezuela.

De igual forma, entre abril, mayo y junio pasados, Irán decidió vender a Venezuela un cargamento de gasolina para abastecer la demanda interna. El despacho fue distribuido en cinco barcos petroleros denominados: Fortune, Forest, Petunia y Faxon.

Por esta acción de solidaridad internacional, los capitanes de los cinco buques que entregaron cerca de 1,5 millones de barriles de gasolina y aditivos para refinación fueron sancionados por la Oficina de Activos Extranjeros del Tesoro estadounidense (Ofac).

La falta de combustible en Venezuela «ha sido provocada por la presión estadounidense para que ninguna empresa o persona que utilice el sistema financiero norteamericano pueda establecer relaciones comerciales con el gobierno de Venezuela o con su principal empresa, Petróleos de Venezuela S.A (Pdvsa)», dice la nota, dejando de lado la situación precaria del parque refinador venezolano.

Irán insiste en retar al poder militar estadounidense en aguas internacionales. En la oportunidad anterior, no hubo incidentes, pero no sabe qué puede pasar en este nuevo pulso, ya que diferentes voceros de la administración Trump han advertido que esta se propone intervenir para hacer valer las sanciones y presionar una transición política democrática en Venezuela.

Con información bancaynegocios.com