Julio Castellanos: Conversación con Tito de Freitas

En las últimas semanas los comerciantes de Tocuyito han estado muy preocupados por los rumores, y luego la certeza, de un incremento extraordinario en la tasa del servicio de recolección de basura. En efecto, la alcaldía ajustó la tasa de este servicio al Petro, de conformidad con las últimas decisiones emitidas por el TSJ y el “acuerdo” entre los alcaldes oficialistas y el gobierno nacional en relación a la “armonización” de tributos.

La Cámara de Comercio e Industria del Municipio Libertador y su presidente, Tito de Freitas, solicitó una audiencia con el alcalde y luego de esa reunión conversé con el para conocer sus impresiones. Para nadie es un secreto que las decisiones gubernamentales se toman sin la más mínima consulta con los afectados y cuando los mismos hacen llegar sus puntos de vista suele ocurrir que a los gobernantes “les cae la locha” y reculan, ellos después le dicen a esa chapuza gubernamental “rectificación” o “reconsideración” pero es puro, simple e irresponsable ensayo y error o, tal vez, más error que ensayo.

Le pregunté a Tito de Freitas ¿cómo evalúa el fuerte incremento de la tasa del servicio de recolección de basura?, A su juicio, “Tras haberse mermado la economía venezolana con erradas políticas públicas, tenemos actualmente un sector comercio cuya sostenibilidad para generar bienes, servicios y puestos de trabajo está seriamente cuestionada. Esta situación afecta su capacidad de seguir subsistiendo”.

“Lo mismo ocurre con los organismos públicos, entre ellos, la Alcaldía del Municipio Libertador, y el Instituto Autónomo de Gestión Ambiental del Municipio Libertador, quienes también ven afectados sus gastos, los cuales sobrepasan lo presupuestado para el año en curso.”

“Una de las razones por las que solicité la reunión con el Alcalde y el Presidente de IAGESAN” – continuó – “era saber los principales elementos de hecho y de derecho que sustanciaron el incremento de las tarifas del aseo urbano y domiciliario en nuestro municipio, las cuales fueron argumentadas jurídicamente y funcionalmente, por parte de las autoridades. Según lo informado, el servicio de recolección del aseo y su disposición final en el municipio tiene un costo mensual de veinte mil dólares (20.000 $), de los cuales la Alcaldía asume el 40%, es decir, subsidia el servicio de aseo, por la cantidad de ocho mil dólares (8.000$), el resto, es decir, doce mil dólares (12.000$), debe ser pagado por los usuarios del servicio, o sea, los comerciantes y los propietarios de vivienda. Para ello, se crearon tres tarifas residenciales, dependiendo el sector de ubicación de la vivienda: 1) Zona A: 0,030 petros, Zona B: 0,010 petros, Zona C: 0,02 petros. Para el sector comercio también crearon tres tarifas, a saber: 1) Especial I, 2) Especial II, y 3) Ordinaria, dependiendo la actividad comercial que desarrolla el comerciante.”

Una vez recibida esa explicación, ¿Cuál fue su respuesta en representación del gremio de comerciantes?, Freitas me dijo: “En esa misma reunión, le argumenté a las autoridades, que ante esta grave situación de emergencia sanitaria, este paquete de medidas, lejos de orientarse a la corrección de algunos problemas estructurales de la economía, más bien afecta gravemente la operación del sector comercio, lo cual se agudiza por la escasez de gasolina que se traduce en problemas de abastecimiento y mayor costo de transporte de insumos lo que impacta en los precios, aunado a ello, el horario restringido de operaciones, la falta de electricidad, internet, agua, gas, así como la dolarización soterrada, hace que se dispare la inflación, que está afectando severamente al consumidor quien cada vez tiene menos opciones para satisfacer sus necesidades. Esta humilde opinión, fue tomada en consideración por las autoridades, quienes accedieron a disminuir las tarifas del sector comercio no priorizado a la tarifa ordinaria, es decir, cincuenta por ciento (50%) de descuento, mientras esté vigente el Estado de Excepción, tanto de Emergencia Económica, como de Alarma sanitaria. Así mismo, aquellas empresas que demuestran que estén cerradas, cuya declaración del impuesto de actividades económicas esté en cero, pagarán una tarifa mínima, considerada por la autoridad de Iagesam. También, solicité la eliminación del pago de multas por retraso, a partir del mes de agosto (fecha de entrada en vigencia de la ordenanza), y del cobro de solvencia, a lo cual también accedieron.”

Desde su perspectiva, ¿Qué recomendarías para que estos desencuentros entre gobierno municipal, comerciantes y vecinos no sigan ocurriendo tal cómo lo hemos visto con el incremento de las tasas de aseo urbano?, Tito de Freitas reflexionó diciendo “Estos problemáticos desencuentros como tú le dices ocurren porque se siguen tomando decisiones inconsultas, sin discusión, sin consenso entre los distintos actores sociales. Es claro que como país tenemos graves problemas económicos, que la población y todas las empresas que aún están abiertas tienen muchas dificultades y que pese a todo, los costos operativos de todos los servicios, incluso los públicos, se están incrementando y no hacer las inversiones pertinentes podría provocar su colapso final, pero ese escenario complejo empeora si las autoridades son incompetentes para alcanzar consensos. La alcaldía es un actor, muy importante claro, pero un actor más en una sociedad donde hay gremios empresariales, sindicatos, confesiones religiosas, asociaciones civiles, comunidades organizadas, etcétera. Si se construyen consensos, incluso para las decisiones más difíciles y dolorosas, podremos avanzar y resolver problemas, caso contrario, las decisiones tomadas serán pobremente respaldas y exigirán constantes revisiones, reconsideraciones y ajustes en medio de conflictos y perdidas de confianza”.

Coincido con Tito de Freitas en la necesidad de consensos para darle soporte a cualquier decisión que se tome, más cuando estás afectarán a las empresas, los empleos y el costo de los productos. Este es el segundo periodo de gobierno de Juan Perozo, el 5to periodo de gobierno del PSUV en Libertador, y todavía no aprenden que tomar decisiones de gobierno exige lograr consensos con los gobernados. Siguen intentando aprender a gobernar y no pasan de la lección 1. Estaremos atentos a lo que ocurra con otros tributos municipales dada la creciente voracidad fiscal, hacemos votos porque algún día logremos pasar de la excepción a la norma el que exista discusión abierta sobre los problemas públicos para que todos los ciudadanos seamos participes de la construcción de una mejor ciudad para todos. No se trata de estar a favor de los comerciantes o a favor del alcalde, se trata de estar a favor de tomar decisiones que cuenten con el mayor respaldo posible y que apunten al crecimiento económico, la creación de más y mejores puestos de trabajo y la prestación de servicios públicos de calidad.

Julio Castellanos / jcclozada@gmail.com / @rockypolitica