El emprendimiento: Una nueva opción de vida para los docentes en Venezuela

Maestros protestaron frente a la sede del Ministerio de Educación en Caracas. | Foto: Cortesía

 

Sobrevivir en Venezuela se ha vuelto complicado para cualquier persona y más para los docentes que han sido maltratados por el régimen de Nicolás Maduro al recibir una miseria de sueldo mientras exigen más trabajo. Algunos educadores se han visto forzados a dejar las aulas para recurrir a otras cosas con el propósito de ganarse el pan de cada día.

Por Luis Ramírez / lapatilla.com

Enseñar estará siempre en el tope de todo desarrollo de un país, deberá ser la política más vigilada, cuidada y enriquecida por sus líderes y por ende en estos momentos de crisis es vital el docente como guía y orientador del proceso pedagógico en pro del aprendizaje de los niños, niñas y jóvenes de Venezuela para el desarrollo de sus habilidades y destrezas a nivel personal, reforzando los valores que hoy en día se han perdido en nuestra sociedad.

Los docentes han recurrido a diversas áreas del emprendimiento para subsistir en una crisis que se ha agudizado mucho más por la pandemia del coronavirus. Otros prefieren no alejarse tanto de su profesión y optan por dar tareas dirigidas para conseguir un dinero adicional.

En este sentido, los educadores acuden a emprendimiento motivado a que el sueldo que tienen actualmente no alcanza para poder comer ni satisfacer las necesidades básicas, considerándolo como una opción que les permita mejorar su situación económica.

“Decidí elegir un emprendimiento debido a que mi sueldo como docente no me alcanza para hacer mercado”, dijo la maestra Rosa Márquez.

“Porque con el sueldo que tenemos actualmente los docentes no podemos satisfacer nuestras necesidades”, añadió María González.

“Lo elegí como otra opción que me permitiera obtener otra remuneración para solventar un poco más mi situación económica”, declaró Neida Alonzo.

El sector educativo realizó diversas protestas antes del inicio del nuevo año escolar para exigir salarios dignos. Las manifestaciones se llevaron a cabo en todo el país y frente a la sede del Ministerio de Educación en Caracas, esperando soluciones a dicha situación.

Los zulianos se concentraron frente a la Inspectoría del Trabajo en Maracaibo. Exigieron mejores reivindicaciones laborales para los maestros y trabajadores venezolanos. Fotos: Carla Reina Bocaranda.

 

Los zulianos se concentraron frente a la Inspectoría del Trabajo en Maracaibo. Exigieron mejores reivindicaciones laborales para los maestros y trabajadores venezolanos. Fotos: Carla Reina Bocaranda.

 

Los profesionales han tenido cero respuestas del ministro de Educación del régimen de Maduro, Aristóbulo Istúriz, sobre sus molestias. Los pedagogos han rechazado regresar a sus actividades virtuales por no tener un ingreso digno para una profesión que antes fue muy valorada en el país, por formar a los que hoy en día son profesionales en distintas áreas y también educan a las próximas generaciones.

Otra de las molestias de los educadores es el pago de un mes de aguinaldo de 1.400.000 bolívares aproximadamente depositado el 16 de octubre, ya que muchos consideran que es una falta de respeto y no alcanza para comprar nada de comida o solo se va en pasajes.

“El mes de aguinaldo fue una verdadera humillación, con eso apenas compré una harina pan y medio cartón de huevos”, comentó Márquez.

“Me parece una burla… con eso no pude comprar nada si acaso para un pasaje”, indicó González.

“Muy decepcionante ver el mísero pago de nuestro aguinaldo, con esa poca cantidad percibida nada podemos hacer ni resolver a nivel personal y familiar. Lo que se siente es tristeza al ver la poca remuneración que recibimos por cumplir nuestra labor de formar”, agregó Alonzo.

“El pago de un mes de aguinaldo fue una completa ofensa y una falta de respeto para todos los docentes. Absolutamente ningún educador pudo hacer algo significativo con ese dinero”, complementó Patricia Balza.

De las aulas al emprendimiento

Muchos docentes ante la negativa del “ministro” de Educación de escuchar sus exigencias, se han visto en la necesidad de recurrir a otros oficios para ganarse el pan de cada día. Algunos prefieren mantener un poco su profesión y optan por dar tareas dirigidas, ya que sienten que con esa opción pueden conseguir un poco más de dinero que el sueldo habitual que perciben.

Una docente da tareas dirigidas en su casa. | Foto: Luis Ramírez

 

“Porque es mi profesión y la tarea particular y dirigida es más rentable actualmente, permitiéndome jugar con los horarios”, destacó Balza.

“Opte por dar tareas dirigidas porque es una manera de obtener ingresos extras y siento que puedo ayudar, enseñar y orientar a los niños y niñas que sus padres y representantes no se sienten capacitados ni con la disposición de hacerlo”, afirmó Márquez.

“Para poder sostener las necesidades de mi hogar con lo que gano es imposible”, dijo González.

Dos niñas asisten a una clase de tareas dirigidas. | Foto: Luis Ramírez

 

Otros educadores hacen diversos oficios o recurren al emprendimiento, alternando con su labor para sobrevivir en un país golpeado por la hiperinflación, mala gestión y con otro problema adicional como es el coronavirus. Sin embargo, eso no entorpece su trabajo, ya que un buen docente sabe administrar el tiempo de sus responsabilidades.

Entre los nuevos oficios que desempeñan los profesionales de la educación se encuentran: Barbería o peluquería, venta de comida rápida, golosinas, perfumes, ropa, decoraciones, entre otras.

Una maestra afeita a un cliente a domicilio. | Foto: Luis Ramírez

 

“Alterno mi emprendimiento con mi labor de docente, ya que considero que un buen maestro siempre sabe administrar el tiempo de sus responsabilidades”, explicó Balza.

“En mi caso, el emprendimiento no entorpece mis labores, ya que lo hago en un horario establecido fuera de mis responsabilidades como docente. Administrar el tiempo con ambas actividades ha sido fácil”, expresó Alonzo.

Los maestros han tenido fallas en servicios básicos y tecnológicos que han afectado fuertemente dichas labores tanto educativas como del emprendimiento en el país, con una crisis mega agudizada. Además, que tratan de sobrevivir como todos al coronavirus.

“La falta de servicios básicos y tecnológicos afectan directamente y muy fuerte las labores docentes en estos tiempos difíciles de pandemia”, expuso Balza.

“En mi caso sí porque dificulta establecer contacto con las personas que tratan de comunicarse para solicitar sus pedidos dentro y fuera de la parroquia donde vivimos” concluyó Alonzo.

Una educadora prepara churros en su casa. | Foto: Auromari Díaz

 

Algunos no se ven regresando a las aulas en un futuro cercano hasta que mejoren las condiciones salariales y reciban el respeto que se merecen como maestros.

“Por la Crisis que actualmente pasa el sector educativo pienso continuar con mis tareas dirigidas y dificulto volver a las aulas de clase al menos que nos mejoren las condiciones salariales y nos den el puesto que realmente merecemos como docentes”, señaló Rosa Márquez.

“Espero en Dios que sean tomados en cuenta los docentes para mejorar su situación laboral y salarial, continuando así con mi emprendimiento y volver a las aulas, porque la mayoría de los maestros trabajamos por vocación”, destacó Patricia Balza.

“La verdad ya no sé si regresar a la institución, porque por vocación siempre existirá el amor, entrega, esmero y dedicación para ejercer nuestra labor pedagógica, pero por remuneración, el emprendimiento en cualquier otra actividad que te genere ingreso, será la ‘mejor opción’ que nos permitirá mejorar nuestra calidad de vida”, cerró Alonzo.

En la actualidad, el sentir de los docentes refleja en algunos una gran decepción, después de haberse preparado, dedicado y luchado por hacer de su labor un mejor país, al formar ciudadanos aptos para la vida.

La profesión del docente, es de gran importancia para la esencia del ser humano en forma integral, no solo a nivel pedagógico sino en el aspecto social, cultural y afectivo-emocional, ya que su misión es la de formar individuos capaces para la vida. En este sentido, vocación, amor, entrega, responsabilidad, disciplina, empeño y dedicación son elementos fundamentales para llevarla a cabo. por ser éstos los guías y orientadores en cada paso a seguir para que el proceso educativo se ejecute de manera eficaz y productiva en pro del futuro del país.

Lo  lamentable es la situación actual en la que se encuentra el maestro venezolano, maltratado, golpeado pedagógica, social, económica y emocionalmente, afectando así su calidad de vida al sentirse desmotivado para ejercer su rol dentro del ámbito educativo.

Es por ello, que se debe reflexionar y nunca olvidarse de cuan importante es la labor de un educador, por donde todos en la vida han transitado, que al ejercer esa digna, bella y noble profesión, merece ser valorado y respetado, no solo como persona sino como profesional por las huellas que han dejado siendo ejemplo a seguir.