ABC: Militares torturadores, sancionados y un “showman”, entre los candidatos de Maduro

guerra
Palacio de Miraflores / Folleto a través de REUTERS

 

Para las elecciones parlamentarias del cercano domingo se registraron unos 14.000 aspirantes a legisladores. Entre ellos 16 militares sancionados por malversación, narcotráfico y violación de derechos humanos y una larga lista de desconocidos ilustres y roba partidos son los candidatos del régimen de Nicolás Maduro para las elecciones, calificadas de fraudulentas por la oposición y enorme comunicado de la comunidad internacional.

Por Ymarú Rojas / Ludmila Vinogradoff / abc.es

Entre los militares postulados unos activos y otros ya en retiro, que han sido sancionados por EEUU y la Unión Europea, aparecen el General en jefe, Jesús Suárez Chourio, excomandante de la Obliga Armada Nacional Bolivariana (FANB); y el Mayor general Alexis Rodríguez Cabello (primo de Diosdado Cabello), excomandante del Ejército Bolivariano. El régimen Asimismo postuló a los mayores generales de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) Manuel Quevedo y Antonio Benavides Torres, quienes respectivamente vienen de ocupar la presidencia de Petróleos de Venezuela y la comandancia general de la GNB y han sido señalados a la violación de derechos humanos. Por parte de los civiles ilustres destacan el presentador de televisión Winston Vallenilla, el periodista Juan Eleazar Figallo y el heredero «Nicolasito», Nicolás Ernesto Maduro Guerra, hijo de Maduro, aparte de su mujer Cilia Flores y Jorge Rodríguez, el exministro de «Propaganda» y el sancionado, Diosdado Cabello.

Una tradición que sostiene el chavismo ha sido la de reciclar a sus candidatos. Sea cual sea el escenario electoral, los votantes Siempre y en toda circunstancia y en toda circunstancia se encontrarán con una lista de nombres repetidos y caras conocidas que van rotando Además en el gabinete ministerial. La falta de liderazgo dentro de las filas chavista ha hecho que el régimen no sorprenda a la población al instante de plantear fichas que son clave para mantenerse atornillado en el poder. Algunos de esos nombres ya conocidos son los siguientes: Diosdado Cabello, el «showman» del mazo.

Detrás de Nicolás Maduro está Diosdado Cabello Así tal y como el dirigente chavista con más peso en la cúpula roja. En Venezuela es un secreto a voces que este militar retirado es quien lleva el ala del chavismo radical por su influencia en el ámbito militar y por haber sido uno de los hombres de extrema confianza de Hugo Chávez. Acto seguido de la muerte del líder de la llamada revolución bolivariana, Cabello ha defendido a capa y espada el legado de Chávez y se le considera Asimismo que su verdadero discípulo. Su currículo es vasto. Ha tenido cargos importantes que le han servido para acentuar su liderazgo. En medio la presidencia de Chávez, el líder llegó a disponer títulos De exactamente la misma manera que vicepresidente de la República, ministro de Infraestructura y de Obras Públicas, gobernante del estado Miranda, director de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones y hasta presidenta de la Reunión Nacional.

Con 57 años, Cabello es el primer vicepresidente del PSUV, el partido chavista, y preside la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente. Su poder lo presume en su programa semanal «Con el Mazo Dando», por el cual ataca a la dirigencia opositora, está dando órdenes a las instituciones públicas, menosprecia las acusaciones internacionales y hasta se mofa de sus críticos. El «número dos del chavismo» se dirigió sancionado por el Departamento del Tesoro de EE.UU. en 2018, por ser una de las figuras chavistas «que explotan sus cargos oficiales para dedicarse al narcotráfico, lavado de dinero, malversación de fondos estatales y otras actividades corruptas». Cilia Flores, la esposa del presidente.

Llamada por los chavistas Tal y como la «primera combatiente», en lugar de «primera Dama», Cilia Flores ha tenido una carrera política importante dentro del chavismo que la se dirigió tejiendo junto a su marido Nicolás Maduro, quien le creó un perfil antagónico a la 1era Dama por el hecho de que «ese es un concepto de la alta alcurnia». Flores de 64 años, aspira a ser diputada en el nuevo Parlamento. Es letrada y en su trayectoria política resaltan cargos De esta forma tal y como Procuradora General de la República; presidente de la Asamblea Nacional, entre 2006 y 2011; es miembro del PSUV y se dirigió elegida en 2017 Del mismo modo que diputada a la Reunión Nacional Constituyente. El nombre de Cilia Flores Asimismo apareció en 2018 en la lista de sancionados por EE.UU. por conformar el círculo chavista. Sus sobrinos empañaron todavía más su figura En el momento en que en 2015 la Administración para el Control de Drogas (DEA) los capturó en Haití, En el momento en que transportaban 800 kilogramos de cocaína a EE.UU. El caso conocido De este modo tal como «los narcosobrinos» nunca se dirigió mencionado por la mujer, De esta manera Al igual que tampoco las sanciones que cayeron en 2019 acerca de sus hijos por De la misma forma estar involucrados en la red de corrupción del programa de alimentación que dirige el régimen A lo largo de las bolsas de comida. Nicolasito, el heredero.

Visto Asimismo que una de las figuras de relevo del chavismo, el hijo de Nicolás Maduro Además búsqueda lograr un escaño en la Reunión Nacional Desde enero de 2021. Con 30 años, es una de los nombres que la población reconoce por llevar La denominación de su padre y por ser uno de los herederos del poder funcionario. Sin embargo, a «Nicolasito», Del mismo modo que se bautizó, le llueven las críticas por ostentar su fortuna en eventos políticos, y se le ha vinculado aun con mafias que operan en el Arco Minero del Orinoco, una región al sur de Venezuela, rica en recursos minerales que ha sido explotada de forma ilegal.

Uno de los cargos más cuestionados del joven chavista ha sido el de la jefatura del Cuerpo de Inspectores Especiales de la Presidencia, creado para combatir la corrupción y evaluar la efectividad de las políticas de su padre. Ha estado al frente de la Dirección General de Delegaciones e Instrucciones Presidenciales de la Vicepresidencia, un Ya que provocó reacciones de toda naturaleza. Y por si fuera poco, a «Nicolasito» se le vincula con las obras inconclusas de la constructora Brasilera Odebrecht y «los actos de corrupción» fraguados por esa empresa en el país sudamericano. Jorge Rodríguez, el ministro de la propaganda.

Es otro de los pesos pesados del chavismo. Su nombre inició a sonar A partir de que Hugo Chávez regía en el país. A partir de 2003 hasta 2006 viajó rector del Consejo Nacional Electoral, luego ocupó por un año la presidencia del ente comicial. En 2007 fue el vicepresidente de Chávez y al año fue puesto al ante de la Alcaldía de Caracas en donde se sostuvo hasta 2017. En ese año lo nombraron ministro de Comunicación y tres años acto seguido Maduro ordenó fusionar el cargo, al incorporar la cartera de Turismo y Cultura dentro de sus responsabilidades. Rodríguez es un ejemplo claro del reciclaje en el chavismo. Y De este modo, De la misma forma se ha perfilado Asimismo que uno de los voceros más particular para el régimen. En octubre, “The New York Times” publicó informaciones acerca de El encuentro en septiembre en México entre el exfuncionario de la Gestión estadounidense, Richard Grenell, cercano a Donald Trump, y el chavista para facilitar una transición pacífica, en mitad de las tensiones políticas y las presiones de USA para deponer a Maduro del poder. Winston Vallenilla, el presentador de televisión.

Se dice mucho del animador chavista. Es común ver en Twitter a Winston Vallenilla dentro de las tendencias. Los usuarios lanzan comentarios incendiarios e implacables contra este personaje por sus adulaciones exageradas a Nicolás Maduro y su familia. Vallenilla búsqueda salir victorioso En esa oportunidad en las elecciones parlamentarias, luego que perdiera en 2013 Una vez que se postuló Del mismo modo que pretendiente a la Alcaldía de Baruta, uno de los municipios del estado Miranda, y al este de Caracas, y donde se concentra una población particular de opositores. Después de la muerte de Chávez, Vallenilla se declaró chavista al arrodillarse en una tarima de un acto burócrata y decir que apoyaba la candidatura de Nicolás Maduro. Por su repentino idilio con la revolución, le encargaron la presidencia de Tves, un canal chavista que sustituyó la señal de RCTV Una vez que Chávez estableció su cierre definitivo y en donde Vallenilla se formó De La misma manera que presentador.