“Uñas Covid-19”: Podría ser la última señal de que has tenido el virus (foto)

“Uñas Covid-19” podría ser la última señal de que has tenido el virus | Foto: @timspector

 

Las líneas o surcos en las uñas podrían ser una señal de que ha sufrido de coronavirus, afirmó un experto.

Las personas que tienen una “línea clara” que crece horizontalmente a través de las uñas, ahora denominadas “uñas de Covid”, pueden haber estado infectadas anteriormente.

Por Metro
Traducción libre de lapatilla.com

El profesor Tim Spector, que dirige la aplicación Zoe Symptom Study, escribió en Twitter: “¿Tus uñas se ven raras? Las uñas de Covid se reconocen cada vez más a medida que las uñas se recuperan después de la infección y el crecimiento se recupera dejando una línea clara. Puede ocurrir sin erupciones en la piel y parece inofensivo”.

“Uñas Covid-19” podría ser la última señal de que has tenido el virus | Foto: @timspector

 

Spector publicó una imagen de lo que parecen las uñas de una mujer con claras ranuras horizontales a través de ellas. Las uñas crecen en ciclos de aproximadamente seis meses, por lo que cualquier persona que haya sido infectada con Covid-19 puede no notar un cambio en su apariencia hasta un tiempo después de enfermarse.

Según el sitio web Healthline, líneas como esta a través de las uñas se llaman líneas de Beau y se desarrollan a medida que el cuerpo se recupera de la infección.

Pueden ocurrir como resultado de una enfermedad que causa fiebre alta, por ejemplo, sarampión, paperas y escarlatina. Las líneas también pueden ser causadas por afecciones de la piel como el eccema.

Por supuesto, uno de los síntomas del coronavirus es fiebre alta y, ocasionalmente, se pueden observar erupciones cutáneas en pacientes con Covid-19. Señaló que las líneas pueden aparecer independientemente de las erupciones cutáneas y dijo que parecen ser inofensivas.

Sin embargo, las líneas pueden ser causadas por otras cosas, como la desnutrición, y los cambios más dramáticos en la forma de las uñas podrían ser causados por enfermedades graves como la enfermedad de la tiroides, la diabetes o la anemia por deficiencia de hierro.