Los cruceros en EEUU podrán exigir prueba de vacunación a sus pasajeros

Infobae

 

Un fallo de una corte de apelaciones da por validas las medidas sanitarias sobre vacunación establecidas por los CDC (Centros para el Control de Enfermedades, por sus siglas en inglés) para quienes deseen abordar un crucero en los Estados Unidos.

Por: Infobae

El tribunal de apelaciones número once, con sede en Atlanta, determinó en una decisión de dos contra uno, que se revocaría un fallo previo de una corte de la ciudad de Tampa. Como consecuencia, lo establecido por los CDC debe ser considerado como regla y no como una sugerencia en todo el país, incluido el estado de Florida.

Esto significa un revés para el gobernador Ron DeSantis, quien ha venido batallando la regulación de los CDC desde hace meses. El eje de la discordia pasa por exigir a las personas que estén vacunadas, y que muestren prueba de ello, para poder viajar en cruceros.

Los CDC han establecido un protocolo que indica que el 95 por ciento de las personas que toman un crucero en los Estados Unidos deben estar vacunados. Para ello, los pasajeros deben mostrar una prueba de vacunación.

El gobernador DeSantis, basándose en una ley aprobada por la legislatura de Florida, determinó que en su estado era ilegal pedir pruebas de vacunación y amenazó a las líneas de cruceros con imponerles una multa de hasta cinco mil dólares por pasajero en caso de que les exijan mostrar sus carnets de vacunación antes de abordar uno de sus barcos. El hecho no es menor para la industria, considerando que Florida es el principal centro de operaciones de cruceros en el país, y Miami -en particular-, posee el puerto de cruceros más grande del mundo.

Los CDC, apoyados por la empresa Norwegian, se opusieron a la medida de DeSantis. En primera instancia, una corte de Tampa le dio la razón al gobernador, pero ahora, en una instancia judicial superior, se está dando marcha atrás al menos de manera temporal.

Vista de la decoración de estribor del crucero Norwegian Gem, de la compañía Norwegian Cruise, atracado el 19 de marzo de 2021 en la Bahía de Miami, Florida (EE. UU). EFE/Giorgio Viera/Archivo
Vista de la decoración de estribor del crucero Norwegian Gem, de la compañía Norwegian Cruise, atracado el 19 de marzo de 2021 en la Bahía de Miami, Florida (EE. UU). EFE/Giorgio Viera/Archivo

En una demanda aparte, la compañía Norwegian también ha iniciado acciones legales contra el cirujano general de la Florida, Scott Rivkees, exigiendo el derecho a pedir prueba de vacunación a sus pasajeros, una vez que reinicien actividades el próximo 15 de agosto. Por el momento no hay una resolución en este caso.

Según el estado de Florida, el gobierno federal a través de los CDC está extralimitando sus poderes al establecer el protocolo para cruceros, sin dejar libertad de acción a la industria y a los pasajeros. Según el gobierno federal, determinar el modo en el que los pasajeros entran o salen del territorio nacional -ya sea por mar, tierra o aire-, está dentro de sus competencias.

Los protocolos de los CDC en cuestión requieren medidas de control convencionales y fácilmente comunicables para una enfermedad contagiosa, en barcos que viajan internacionalmente. Esta es un área que entra tradicionalmente en la jurisdicción federal. Por ejemplo, la guía técnica indica que los operadores de los cruceros deben inspeccionar (a través de pruebas) a los pasajeros y a los empleados para asegurarse que no tengan el virus. Deben poner en cuarentena a aquellos que se vean expuestos al virus, y aislar a quienes estén infectados. Deben organizar un modo de desembarco seguro para aquellos que den positivo, tomando medidas sanitarias preventivas como el uso de máscaras o la distancia social”, dice una carta del departamento de justicia federal presentada el pasado jueves ante la corte de apelaciones del onceavo circuito.

Por lo pronto, entre idas y vueltas judiciales, los cruceros siguen sin operar en los Estados Unidos, con fechas estimadas entre agosto y septiembre de 2021 para reestablecer operaciones. Según un cálculo realizado por la consultora Moody’s, entre Royal Caribbean, Norwegian y Carnival, las empresas de cruceros perdieron un promedio de 900 millones de dólares al mes desde marzo de 2020.