Las curiosidades que dejó el histórico viaje de Jeff Bezos al espacio

Bezos posa frente a un cohete de la empresa Blue Origin | Foto cortesía

 

Este 20 de julio se escribió una nueva página en la historia de los viajes espaciales después de que Jeff Bezos, quien fue CEO de Amazon, lograra salir de la atmósfera terrestre a bordo del New Shepard, una nave liderada por su empresa, Blue Origin.

Por Infobae

“¡Dios mío! Mis expectativas eran altas y fueron superadas drásticamente”, dijo Bezos al aterrizar y tras un viaje que duró unos 11 minutos.

“La 0gs (fuerza gravitacional cero) fue una de las grandes sorpresas porque se sentía tan… normal. Era casi como si los humanos hubiéramos evolucionado para estar en ese ambiente, lo cual sé que es imposible. Se sentía tan sereno, en paz”, añadió el fundador de Blue Origin y el segundo multimillonario en viajar al espacio en los últimos diez días.

 

 

Cabe recordar que el pasado 11 de julio, Richard Branson logró superar lo que para la NASA y la Fuerza Aérea de los Estados Unidos es el límite del espacio exterior, al elevarse unos 85 km sobre el nivel del mar. El vuelo, comandado por Virgin Galactic, fue un sueño de 17 años de trabajo que este mes se convirtió en realidad para el CEO de Virgin Group y sus compañeros de viaje.

“Soñaba con este momento desde que era niño, la pasamos tan bien (…) Ha sido mágico”, dijo entonces Branson.

Nuevos récords espaciales

El que se lleva los reflectores y aplausos hoy es Bezos, quien además de lograr uno de sus más grandes sueños, también fue testigo de dos grandes récords en la historia de los viajes espaciales que se rompieron con el vuelo del New Shepard.

 

A Bezos lo acompañaron su hermano Mark (izquierda), la aviadora Wally Funk (abajo) y Oliver Daemen (derecha).

 

En primer lugar, en este hito participó Wally Funk, una mujer de 82 años, conocida en Estados Unidos como una de las pioneras en los viajes espaciales para las mujeres, aparte de tener una increíble historia en la aviación de ese país. De acuerdo con el sitio especializado Engadget, Funk alcanzó un registro de al menos unas 19.600 horas de vuelo.

Aunque fue en la década de 1970 cuando la mujer intentó unirse a uno de los viajes espaciales de la NASA, es hasta hoy que pudo cumplir su sueño, y convertirse en la persona más longeva en viajar al espacio.

 

Wally Funk reacciona después de recibir sus alas de astronauta de Jeff Ashby de Blue Origin, un ex comandante del transbordador espacial en una conferencia de prensa posterior al lanzamiento después de que voló con tres compañeros de tripulación en el vuelo inaugural de Blue Origin al borde del espacio, en la cercana ciudad de Van Horn., Texas, Estados Unidos. REUTERS/Joe Skipper

 

En el viaje también estuvo Oliver Daemen, hijo del financista y fundador de Somerset Capital Partner, Joe Daemen. Con tan solo 18 años se convirtió en la persona más joven en cruzar la atmósfera terrestre.

Aunque se esperaba que Oliver viajase en el segundo vuelo de Blue Origin, la cancelación por parte del ganador de una subasta pública que se había asegurado un puesto en este primer viaje hizo que Bezos lo convenciera de viajar con él.

¿Amigos o enemigos?

El viaje y aterrizaje del New Shepard fueron dos situaciones que marcaron momentos diferentes en la relación entre Jeff Bezos y Richard Branson. Tras conocerse la noticia del vuelo, el director ejecutivo de Virgin Galactic felicitó a su “rival espacial” por medio de un cálido mensaje que escribió en su cuenta de Twitter.

“Bien hecho Blue Origin, Jeff Bezos, Mark (hermano de Jeff), Wally y Oliver. ¡Impresionante! Lo mejor para todo el equipo de mi parte y de todo el equipo de Virgin Galactic”, escribió Branson en la red social.

Después del aterrizaje de la cápsula espacial, lo más seguro es que Branson sintiera algo de celos, tras conocerse que el viaje de Bezos hizo que las acciones de Virgin Galactic se desplomaran al menos un 4,8 % en la Bolsa de Nueva York (NYSE), aunque este valor podría ser volátil.

 

Foto de archivo: Una pancarta cuelga fuera de la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE) antes de la OPI de Virgin Galactic (SPCE) en Nueva York, EE. UU., 28 de octubre de 2019. REUTERS/Brendan McDermid/File Photo

 

De acuerdo con los expertos, el hecho de que el vuelo de Blue Origin alcanzara una altura de 100 km sobre el nivel del mar, es decir, que superara la línea de Kármán, considerada como la división clara entre la atmósfera terrestre y el espacio, rompió con el mercado espacial afectando considerablemente a Virgin Galactic.

Este parece ser solo el inicio de una “guerra” en la que los viajes comerciales al espacio son la conquista. Aún quedan años de batalla en los que se buscarán romper nuevos hitos y alcanzar cada vez distancias más lejanas fuera de la Tierra.