Trabajadores públicos venezolanos pierden prestaciones por la nueva reconversión

Nuevos billetes de bolívares se exhiben en una mesa en una sucursal de Banesco Banco Universal antes de una redenominación de moneda en Caracas, Venezuela, el 1 de octubre. Fotógrafo: Carolina Cabral / Bloomberg

 

 

 

Trabajadores de la Asamblea Nacional, del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat), y de universidades autónomas, denuncian que tras la tercera reconversión monetaria sus prestaciones sociales han quedado en cero bolívares. Los afectados van desde profesionales, obreros y administrativos con más de 20 años de servicio.

Con la reconversión monetaria, el Gobierno ha hecho el gran robo de las prestaciones sociales. Son personas que superan las dos décadas de trabajo y si van hoy a un banco a solicitar sus prestaciones no les van a entregar ni un bolívar. Denunciaremos este desfalco ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT), para exigir al gobierno venezolano una indexación“, manifestó José Vicente Rivero, secretario general de la central de trabajadores Alianza Sindical Independiente (ASI Venezuela).

Precisó que desde 2018, con la segunda reconversión, a los trabajadores públicos les han confiscado sus derechos laborales. Aunque el régimen de Nicolás Maduro sigue aplicando aumentos, lo hacen sin respetar el contrato colectivo y sin realizar un diálogo tripartito, como lo establece la Constitución.

Euribiades Verdú, presidente del Colegio de Profesores de Venezuela, manifestó que en el caso de la Convención Colectiva del sector educación, el régimen dejó de cumplir con beneficios sociales conquistados con la lucha sindical, como el seguro de Hospitalización, Cirugía y Maternidad (HCM), y el servicio funerario. “Hoy, si un educador tiene que ser operado por una apendicitis que puede costar hasta 12 mil dólares en una clínica, no puede ser atendido porque el HCM que paga el Gobierno da es lástima“, manifestó.

José Rivero, manifestó que en dos ocasiones este año julio y agosto, se han reunido las centrales sindicales del país con el régimen y Fedecámaras para discutir un salario mínimo justo, que se respete la libertad sindical y que se recuperen las prestaciones sociales, sin hasta ahora haber podido llegar a ningún acuerdo.

Con información de La Prensa de Lara