Denuncian despidos injustificados y acoso laboral en la Policlínica Metropolitana (Testimonios)

Empleados que prestan, y prestaron sus servicios en la Policlínica Metropolitana denunciaron este 29 de noviembre, ser víctimas de acoso laboral y haber sido despedidos tras coacción y amenazas, por parte del personal de seguridad del centro de salud ubicado en la urbanización Caurimare del municipio Baruta.

Los trabajadores que se dirigieron a la sede de Lapatilla.com, señalaron que fueron obligados a redactar y firmar sus cartas de renuncia luego de concluir sus jornadas laborales.

Señalan al gerente de seguridad de la clínica Henry Flores junto a su equipo de trabajo, y a unas coordinadoras de ser los responsables de los despidos. Ante la falta de respuesta de la Dirección General de la institución, del departamento de Recursos Humanos y Consultoría Jurídica, han acudido a organismos del estado para formalizar sus denuncias.

La Defensoría del Pueblo al igual que la inspectoría del Trabajo recibieron los reclamos de los enfermeros, y en algunos casos fueron amparados. Sin embargo, hasta la fecha aseguran no haber cobrado ni liquidaciones, sueldos, ni utilidades, por lo que se mantienen a la expectativa sobre qué pasará con sus puestos de trabajo y el dinero adeudado.

En Venezuela continúa la inamovilidad laboral decretada por el ejecutivo nacional en enero de este año. Los trabajadores agregaron que varios han sido agraviados por acciones contrarias a las idóneas relaciones laborales, pero algunos han decidido desistir del reclamo por temor a represalias.

Explicaron que una empresa outsourcing sería la encargada del movimiento de personal para no acumular pasivos laborales. También mencionaron que estas irregularidades se están cometiendo delante de la nueva junta directiva presidida por el Dr. Pedro Rivas Vetencourt y Dr. David Gentilli.

Yudith Villafaña de 56 años de edad, es una de las afectadas. Se desempeñaba como coordinadora clínica en una jornada de 7:00 am a 1:00 pm. Dijo haber ingresado a la Policlínica Metropolitana el 30 de enero de 1992, y concluyó su faena el 3 de noviembre de 2021, “cuando la hicieron renunciar”.

Con 29 años de servicio, siendo su última área la unidad de cuidados intensivos, fue llamada de parte del gerente de seguridad, y afirmó que la tuvieron privada de su libertad por casi cinco (5) horas, sin tener acceso a sus compañeros de trabajo, superiores jerárquicos, ni hacer uso de su teléfono celular. Fue amenazada de ser llevada detenida al Cicpc de El Llanito.

Indicó haber firmado su renuncia bajo amenaza, y manifestó haber acudido al Ministerio Público, y al Cicpc, donde no le procesaron la denuncia. Solo fue recibida en la Defensoría del Pueblo.

Gary Bompart se desempeñó como enfermero II del área de la unidad cuidados intensivos de la clínica Metropolitana hasta el pasado 4 de noviembre a las 6:40 am, luego de 12 horas al terminar su turno lo buscó un empleado de seguridad, y fue llevado a varios cuartos, comenta que en uno de ellos le colocaron un video para justificar lo que al final fue su retiro de la empresa.

Agregó que hubo una discusión álgida y que una mujer de seguridad le insistía en “que confesara” y que renunciara.

Otro caso similar es el de David Pabique, quien tenía más de seis años en la clínica. Dice haber sido tildado de “ladrón y choro”. También fue llevado al servicio de seguridad ubicado en el sótano 1 donde fue amenazado de salir esposado y puesto al escarnio de sus compañeros si no renunciaba.

 

Eglin Chirinos es una enfermera quien también expuso su caso en lapatilla.com. Comento haber trabajado hace unos años en el a Policlínica Metropolitana, y retornó este 2021. Aunque no fue llevada al denominado “cuartico del terror”, sitio al que llaman los empleados a las oficinas de seguridad, comentó haber sido retirada de la nómina, le suspendieron las claves de acceso, y la desactivación de su carnet, sin justificación, ni la información dada por sus superiores. Hasta la fecha señala no haber cobrado sus sueldos, utilidades, ni haber sido notificada formalmente de su despido.

Agregó que tuvo que acudir a la Inspectoría del Trabajo, al Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (INPSASEL), y a la Defensoría del Pueblo.

 

En una próxima entrega, presentaremos otros testimonio de empleados activos de la institución quienes pidieron la confidencialidad de sus identidades, para no ser víctimas de represalias.

Lapatilla.com, medio de comunicación apegado a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la Ley de Ejercicio del Periodismo, y el Código de Ética del Periodista Venezolano, se comunicó con personal del  la POLICLINICA METROPOLITANA C.A.. Rif, J-00069898-8, a fin de poder entrevistar al Dr. Pedro Rivas Vetencourt,  o alguna autoridad referida por el centro de salud, con el propósito de conocer sus consideraciones sobre la situación planteada, sin recibir respuesta. Igualmente, deja abierta la posibilidad de recibir algún comunicado o publicación que haga la PCM sobre su posición con respecto al tema abordado.