Profesionales de aduanas en la frontera colombo-venezolana exigen al Seniat resolver fallas en el sistema Sidunea

Profesionales de aduanas en la frontera colombo-venezolana exigen al Seniat resolver fallas en el sistema Sidunea

 

 

 

A través de un comunicado escrito, la Asociación Venezolana de Profesionales de Aduanas y Comercio Exterior (Avpace), informó que acudirá ante las autoridades del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat), a fin de solicitar información ante la imposibilidad material que tienen los importadores venezolanos, para gestionar sus trámites acogiéndose a los beneficios vinculados al acuerdo de alcance parcial de naturaleza comercial entre la República de Colombia y la República Bolivariana de Venezuela nº 28 (Aapcol28).

Anggy Polanco // Corresponsalía lapatilla.com

Avpace refirió que el Acuerdo Parcial 28 es un mecanismo objetivo para otorgar el tratamiento preferencial que ambos países implementan al intercambio comercial bilateral, lo cual sostiene el tratamiento arancelario preferencial.

Además, precisa el comunicado, que el Aapcol 28 engloba el régimen de origen de los bienes a intercambiar (requisitos, formularios y certificados de origen), reglamentación técnica, la evaluación de la conformidad y metrología, medidas sanitarias, zoosanitarias y fitosanitarias, medidas de defensa comercial y especial agrícola, mecanismo para la solución de controversia, entre otros elementos primordiales que este instrumento aborda para la materialización efectiva de las operaciones de importación con el vecino país.

Johanna Frías, directora general de Avpace, afirmó que los importadores desde el día 26 de septiembre de 2022, se han visto imposibilitados para cargar su intención de adhesión al acuerdo, ya que el sistema aduanero automatizado (Sidunea) no les permite visualizar la opción en la casilla 36, que corresponde a los acuerdos.

“Como hecho curioso este impedimento coincidencialmente se suscita el mismo día en que se realiza la apertura comercial fronteriza del Táchira con el Norte de Santander”, precisó la vocera.

De acuerdo con Frías, los efectos de este inconveniente ya se han extendido a todo el territorio nacional, lo cual -según reportes recibidos por esta asociación de profesionales- acarrea pérdidas significativas para las empresas, en función de los costos que exponencialmente se acumulan como resultado del retardo en estas operaciones.

La representante gremial advirtió que de persistir esta situación se podría erosionar la relación de confianza existente entre los empresarios venezolanos, que desde hace poco tiempo ven como una real alternativa de desarrollo la reapertura de las relaciones diplomáticas, consulares y, por supuesto, comerciales con el país neogranadino.

“Nótese que desde el lado colombiano no existen reportes sobre inconvenientes de igual o similar naturaleza, lo cual hace necesario que el ente competente se pronuncie sobre las causas, brinde las debidas recomendaciones y realice los reparos pertinentes”, añadió.