Tamara Adrián asegura que el régimen de Maduro “se ha convertido en una autocracia tecnológica”

Tamara Adrián

 

 

 





 

Faltan menos de 40 días para que se lleve a cabo la Elección Primaria de la oposición, pautada para el 22 de octubre, donde 13 candidatos medirán fuerzas para convertirse en el representante de la Plataforma Unitaria que enfrente al abanderado del chavismo en los comicios presidenciales que deberían realizarse en 2024.

Javier A. Guaipo // Corresponsalía lapatilla.com

De los 13 aspirantes, cuatro son mujeres que tienen como objetivo convertirse en la primera figura femenina que lleve los hilos de Venezuela desde el Palacio de Miraflores. Una de ellas es Tamara Adrián.

Abogada de profesión y activista, tiene entre sus hitos políticos el haberse convertido en la primera mujer transgénero electa en un Parlamento Nacional en América. Lo hizo siendo parte de la coalición opositora cuando derrotaron categóricamente al chavismo en las elecciones parlamentarias de 2015.

La también profesora universitaria ahora busca ser la abanderada de la unidad, con el apoyo del movimiento Unidos por la Dignidad, y liderar una nueva victoria sobre el régimen de Nicolás Maduro, al que calificó como “una autocracia tecnológica”, y que además tiene al país “en un punto muerto”.

Adrián conversó en exclusiva con el equipo de lapatilla.com. Habló sobre la propuesta con la que espera tomar el control del país que, a su juicio, está mejor planteada en comparación con otras que necesitan incluso de una reforma constitucional. “La mía puede convivir con las leyes actuales. Yo sé qué tornillos se deben cambiar”.

Tamara Adrían, precandidata a las elecciones presidenciales.

 

 

 

¿Cuáles son los aspectos más importantes de su programa de gobierno?

-Mi plan de gobierno tiene como premisa el concepto de “la rueda del cambio”. Actualmente las cosas están por inercia en un punto donde no se mueve nada. Estamos estancados en lo político, económico, cultural, educativo, etc., y necesitamos vencer eso.

Dentro de todo el caos en el que nos encontramos, lo único bueno que podemos rescatar es que eso genera mayor necesidad de un cambio. Si no estuviéramos institucionalmente tan mal, la resistencia sería mayor.

Es por eso que apuntamos al restablecimiento institucional, pues sin eso no vamos a tener desarrollo de nada.

Debemos partir de la reinstitucionalización democrática, que abarca el rescate de las reglas electorales, la reconstrucción de partidos políticos libres, etc. En resumen, desmantelar el andamiaje que obstaculiza la democracia.

Apostamos también a la reinstitucionalización estatal. Hay que separar los poderes y reestructurar el poder judicial, ejecutivo y legislativo. Queremos un plan de transparencia presupuestaria y rendición de cuentas, pues Venezuela tiene casi una década sin nada de eso.

Necesitamos un sistema de racionalidad y previsibilidad tributaria y parafiscal. Sin nada de lo que se ha mencionado, no habrá ningún tipo de inversión extranjera real que genere empleo y permita el desarrollo del país.

También es necesaria la desconcentración y descentralización de funciones y competencias en salud, educación, viviendas y demás que le pertenecían tanto a los estados como a los municipios, pero que les fueron arrebatados.

Es primordial adecuar el sistema educativo al siglo XXI. Que no sea una formación uniforme, sino que vaya acorde a las habilidades de cada uno. Eso nos permitirá reenganchar a los que han dejado los estudios y actualizar a los que ya salieron.

Hay que trabajar duro en temas de servicios públicos como agua, electricidad, gas y, sobre todo, salud. Para este último punto hemos pensado en utilizar parte del Impuesto de Valor Agregado (IVA), pues es una urgencia.

Queremos promover la inclusión de las minorías, como es el caso de las personas con discapacidad, adultos mayores, de la comunidad sexodiversa, entre otros.

Finalmente pensamos en la recuperación de la producción agrícola, pecuaria y petrolera. Fomentar la inversión y, en caso de que quieran, entregar las empresas expropiadas a sus dueños originales. Eso nos permitirá también reducir la cantidad de personas que están en nómina y dependen del Estado, que actualmente son más de 14 millones.

La precandidata presidencial venezolana por el partido opositor Unidos por la Dignidad (UPD), Tamara Adrián, habla durante un debate público previo a las primarias opositoras del país, en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) en Caracas el 12 de julio de 2023. Las primarias de la oposición, que se realizarán el 22 de octubre, determinarán quién desafía al presidente venezolano, Nicolás Maduro, en las elecciones del próximo año. (Foto de Federico PARRA / AFP)

 

 

 

 

¿Cuál es su propuesta para los jóvenes?

-Las ideas que tenemos para fortalecer el sistema educativo van enfocadas hacia la juventud venezolana, que ya no le interesa seguir estudiando bajo los parámetros actuales y que prefiere potenciar cada una de sus habilidades.

También pensamos en la creación de departamentos cuyo objetivo será garantizar la educación sexual, pues la pobreza sigue y sigue aumentando en gran medida por los embarazos a temprana edad.

Queremos inculcar los valores fundamentales de una sociedad, entre ellos, la honestidad, el trabajo, el valor de la diversidad, entre otros.

¿Qué es Maduro y su régimen: una dictadura, una autocracia, un régimen totalitario, una democracia?

-Ellos llegaron al poder por la vía democrática, pero se han encargado de desestructurar ese tejido. Se han convertido en una autocracia tecnológica, pues han creado mecanismos, como el carnet de la patria, para tener a la gente controlada y amenazada.

Si la Primaria la gana un candidato que está inhabilitado, ¿qué hacer? ¿lo apoyará? ¿qué método propone para escoger al candidato opositor? ¿Tiene previsto apoyar a algún candidato antes de la Primaria, así como hizo UNT con Capriles?

Yo estoy en sintonía con lo que dijo recientemente Carlos Prosperi (candidato por Acción Democrática). No cuenten conmigo para protestas por el levantamiento de inhabilitaciones.

Esas sanciones son ilegales y le quitan razón de ser a la Primaria, pero entre todos los candidatos se debería establecer un régimen de sucesión para saber quién será el abanderado de la unidad en caso de que gane un inhabilitado o que se la apliquen al que finalmente sea electo en los comicios.

Todo es parte de una estrategia del chavismo para obstaculizar el voto y que les quede el camino libre para quedarse en el poder. Debemos ser lo suficientemente inteligentes para no repetir errores del pasado y no dar discursos que a la larga puedan aumentar el desánimo de la gente en cuanto al tema electoral.