A un mes de la toma de la cárcel La Pica, familiares de presos trasladados se quejan de maltratos inhumanos

A un mes de la toma de la cárcel La Pica, familiares de presos trasladados se quejan de maltratos inhumanos

 

 

 

Un grupo de familiares de reclusos trasladados del Centro Penitenciario de Oriente, mejor conocido como La Pica, denuncian tras un mes de la intervención de esa prisión, las condiciones en que se encuentran sus parientes que fueron llevados a cárceles en otros estados como Bolívar, Barinas y Táchira.

Corresponsalía lapatilla.com

Señalan que del referido centro de reclusión fueron trasladados cerca de 1.800 reos a lugares muy lejanos, que para la mayoría es casi imposible trasladarse por los altos costos en pasajes. Denunciaron que los privados de libertad están en peores condiciones que antes de ser llevados a otras penitenciarías.

“Esta es una bella Navidad que nos dio el presidente, porque no sabemos casi nada de nuestros familiares, los han tratado peor que a unos perros. A mi hijo lo trasladaron al Táchira, allá necesitan tener 100 bolívares diarios para comprar comida porque lo que le dan es un poquitico de comida al día y lo que tienen es el uniforme que les dieron cuando se los llevaron a otras cárceles. ¿Cuál era la mejoría que iban a tener eliminando los pranes?”, se preguntó Carmen Marchán, una de las madres afectadas.

Agregó que es una persona de más de 70 años, con condición de hipertensión y diabetes, que se le hace muy difícil movilizarse hasta el estado Táchira por la lejanía y los altos precios en pasajes. Cuestionó que no ha habido mejoría con los traslados que se realizaron y aseguró que para que ellos puedan comunicarse con sus parientes, deben cancelar 5 dólares.

Por su parte, Yasmelis Mayz, madre de uno de los presos trasladados hasta la cárcel de El Dorado, contó que hace dos semanas fue que pudo conocer dónde estaba su hijo, quien pidió un teléfono prestado para informarle dónde estaba. Aseguró que los reclusos “están pasando hambre”, otros con diarreas por la comida que reciben y tampoco cuentan con agua para el aseo personal.

“Allá todo es sumamente caro, para una llamada cobran un realero, le pedimos al presidente Maduro, a la ministra de Penitenciaría y al mismo gobernador que nos ayuden y que los trasladen nuevamente para Maturín. Ellos están pasando hambre, el hijo mío me llamó pidiéndome para comprar una colchoneta, porque está durmiendo en el piso”, expresó Mayz.