Juan Carlos Zapata: El fracaso del referendo sobre el Esequibo confirma el éxito de la Primaria opositora

Mientras Nicolás Maduro y el presidente del Consejo Nacional Electoral, Elvis Amoroso, inflaban aun más la extravagante cifra de electores que, según ellos, participó en el referendo sobre el Esequibo, de 10 millones a 10,4 millones, en Madrid, tanto Carlos Blanco como Dinorah Figuera coincidían en que, por el contrario, Venezuela volvió a declararse en rebeldía, dejando al régimen desnudo, sin base de apoyo, y sin expresiones de entusiasmo.

-En Venezuela hay una conciencia de cambio -dijo Carlos Blanco, ex ministro y miembro del cuerpo de asesores de la candidata presidencial, María Corina Machado.

-El cambio ya está en marcha, y hay que tener fe en ello -señaló Dinorah Figuera, presidenta de la legítima Asamblea Nacional, la electa en las elecciones de 2015.

Carlos Blanco comparó lo ocurrido en el referendo de este domingo con lo que pasó en las elecciones primarias de la oposición de octubre pasado, y dijo: En ambos casos hubo un claro espíritu de resistencia frente a la dictadura chavista-madurista. Resistencia en el referendo, visto que la gente no salió a votar. Resistencia en las primarias, visto que por sobre todos los obstáculos, más de dos millones 400 mil personas acudieron a votar y a elegir a María Corina Machado como la candidata de la oposición.

-María Corina es mi líder. El pueblo habló y le entregó un mandato. Yo obedezco el mandato del pueblo -señaló Dinorah Figuera.

Blanco y Figuera participaron en el foro ¿Hacia dónde va Venezuela?, organizado por el Observatorio Geopolítico de América Latina, OGA, que dirige el ex alcalde de Caracas, Antonio Ledezma. El moderador fue el periodista Bieito Rubido, ex director del diario ABC y actual cabeza de eldebate.com.

En el evento se respiraba un ambiente de optimismo, y del arribo de una extraordinaria oportunidad para derrotar a Maduro y su régimen. Pues no hay quien ponga en duda las señales de cambio, y de unidad. Según Figuera, la unidad que se expresa en las comunidades de base, en las organizaciones de base; la unidad transversal que se siente en el pueblo. Figuerah algo sabe del punto. Ella, cuyo liderazgo lo forjó trabajando en los barrios de Caracas. Para Carlos Blanco, ahora el que está dividido es el chavismo-madurismo y sus bases perdieron el entusiasmo de otros tiempos.

En el foro se dio cita una nutrida representación de venezolanos de la diáspora que desbordó la sala. Había migrantes humildes, y también políticos, empresarios, banqueros, dirigentes gremiales, periodistas, escritores, expertos de toda naturaleza. A el talento de esa diáspora apela Dinorah Figuera. A que se sume a la participación, y que vote cuando llegue el momento de las elecciones. Cada voto cuenta. Ese talento, el joven y el más veterano, es el que va a recuperar a Venezuela. “Al país hay que reconstruirlo todo”, señaló Carlos Blanco. “Casi siempre las dictaduras dejan alguna institución en pie. Pero este no es el caso. No hay empresas o institución que no esté destruida”.

Figuera y Blanco consideran que, sin embargo, no todo está dicho. Hay que salvar obstáculos para llegar a la elección presidencial. Por ejemplo, la presidenta de la Asamblea Nacional legítima de 2015 quiso dejar en claro que María Corina Machado no está inhabilitada, que se trata de un proceso inventado contra ella para sacarla de juego. Blanco opina que las primarias concluyeron con un éxito que no estaba en los pronósticos de nadie. Así puede pasar en 2024. Ya que en Venezuela hay una fuerza de cambio imparable. De modo que la llamada inhabilitación no es una sentencia definitiva sino un escollo más. Este un proceso que se va desarrollando paso tras paso, y ante ello, Dinorah Figuera apeló a una lección que aprendió de su maestro en política, Alfredo Maneiro, y que ella ahora reclama de la dirigencia opositora: Coherencia política y eficacia política. Figuerah señaló a Antonio Ledezma, aplaudiendo lo que hace, ya que “todo lo que se haga en España repercute en Europa”. Y la verdad es que Ledezma es uno de los políticos que no se ha quedado analizando las glorias del pasado, más bien se ha reconvertido en escritor, lleva dos libros publicados y va para un tercero, se mantiene activo en los medios, (escribiendo y opinando), no cesa en la defensa de los presos político, y ahora dirige el OGA.