Angel Alberto Bellorin: Brazalete blanco, maledicencia multicolor

TODO ESTÁ PENSADO, PENSAR ES DELITO.

La nueva Campaña Admirable del año 2024, o la moderna Revolución Liberal Restauradora de Venezuela en pleno Siglo XXI, no pudo realizarse. Solo quedó en pensamiento.

Planificada en la recalentada mente de mucho “terrorista opositor”, prevista, proyectada, soñada etc, para intentar derrocar al señor Nicolás Maduro, fue detenida exitosamente.





En realidad no fue que murió antes de nacer, ni siquiera fue concebida. Al que “pensaba” hacer todo eso no le dieron tiempo de montar en su caballo. Al igual que a Juan Charrasqueado, pistola en mano se le echaron a montón cuando pensando pendejadas, cruzaba una trocha en la frontera tachirense.
Fue a parar con sus huesos a los calabozos de inteligencia militar dónde le ayudaron con inyecciones de teoría y solfeo para fortalecer sus cuerdas vocales. Allí le compusieron varias rancheras para su futura serenata en televisión .

A diferencia de Monteverde y de Ignacio Andrade, que no pudieron adivinar lo que pensaban aquellos terroristas, Maduro consiguió una derrota sin precedente contra estos modernos insurgentes con pretensiones de nuevos libertadores.

Lo novedoso de esta victoría es que Maduro logró hacerlo antes que el solitario líder que pensaba derrocarlo, pudiera conseguir tropas, armamento para su ejército, caballos, logística , viáticos, etc, para la cruzada . Eso sí, todo lo tenía pensado y eso fue suficiente para el superfiscal.

El ultra secreto plan de operaciones para el brazalete blanco (El fiscal mantiene su secreto por aquello de “reserva legal” que no se lo que para él significa) tenía previsto iniciar la cruzada desde San Cristóbal bajo el mando del “Charrasqueado capturado”.

El “pensó” en avanzar hasta Caracas conduciendo ese ejército que “pensaba” conseguir. Hacerlo a caballo como lo hicieron Bolívar y Castro suena más épico.

Es posible que al igual que Bolivar y Castro, el nuevo insurgente pensó que con las correspondientes batallas regionales (que también pensaba vencer) , sumaria tropas hasta completar un ejército suficiente para enfrentar las tropas de Padrino en la toma de Caracas. Todo estaba pensado.

En Trujillo tenía previsto proclamar un decreto de guerra a muerte que más o menos diría lo siguiente.” Chavistas y Maduristas contad con la muerte aunque ahora sean de oposición”. De esta manera pensaba en fusilar a los vencidos. Más terrorista, imposible de pensar

Con todo lo anterior como argumento de fondo, hay suficiente material para escribir una nueva “Venezuela Heroica”. Para una buena publicidad sugiero el pseudónimo del autor ” Eduardo (Brazalete) Blanco.”

No debe dejar de observarse en el relato la prevalencia de los verbos conjugados todos en tercera persona, de un futuro visualizado con poderes psíquicos que lograron evitar que los eventos ocurrieran.

Es allí donde está el gran logro revolucionario del ministerio público, convertir en hecho punible el pensamiento, así el flamante fiscal venezolano pudo hacer realidad su sueño actoral asumiendo el rol de aquel personaje ficticio interpretado por Tom Cruise que leyendo los pensamientos de la población, detenían a los futuros criminales antes de cometer ese delito que pensaban realizar.
La revolución chavista avanza a paso de vencedores hacia su soñado “estado sin delito”.
..

CAE ROCÍO EN LA MADRUGADA.

En ese mismo orden de eventos que nunca se realizaron, encontramos la siguiente noticia sobre la declaración del funcionario garante del Estado de Derecho con la que intentó justificar ante el mundo la arbitraria detención de la Sra Rocío San Miguel. Cito

“Ella tenía una misión, la de comunicar en tiempo real los avances de las acciones terroristas que se irían desarrollando, en función de eso es su implicación en este caso. Ese sería el rol de Rocío San Miguel en la operación Brazalete Blanco según lo informó el Fiscal General de la República, Tarek Wiliam Saab, y es la razón por la cual fue detenida.”

(https://ultimasnoticias.com.ve/noticias/sucesos/fiscal-rocio-san-miguel-informaria-los-avances-de-la-operacion-brazalete-blanco/)

Así, por encimita se ven las costuras y las mentiras. No hay que ser doctor en derecho para desmontar las falacias y recordar aquello de la presunción de Inocencia, detención arbitraria, debido proceso, orden judicial, y tantas cosas elementales que están escritas y publicadas.

Hay demasiados funcionarios y allegados al gobierno que desde hace años desconectaron corazón y cerebro de su lengua. Si se atrevieran a revisar con detalle sus incoherentes discursos, podrán verificar que en ellos ya no existen los órganos principales del ser humano , únicamente les quedó la lengua dirigida por el odio y la maldad que contaminó su sangre. Son casi Zombies y no son capaces de medir el verdadero impacto de sus mentiras. “La muerte y la vida están en poder de la lengua” (Proverbios 18:21)

MALEDICENCIA PÚBLICA Y NOTORIA

Maledicencia es un término de poco uso en nuestro país y sobre el que ya he escrito con anterioridad. Su significado es de profundo interés en estos tiempos de un “gobierno revolucionario” con avasallante uso de las redes sociales y dónde decir la verdad es traición a la patria.

Maledicencia pudiera ser sinónimo de calumnia, difamación, engaño, mentira, malicia y vituperio, sin embargo, considero que su definición es más compleja y que estos términos que presentan como sinónimos, son en realidad algunas de las múltiples herramientas del maldiciente.

La forma de lograr proyectar la maledicencia es divulgando informes falsos, parciales, dando a conocer algún hecho o suposición de hechos, expuestos al público en forma maliciosa. La mentira producto de supuestos concluyentes es la mejor manera de contaminar al que la escucha.

En tiempo de redes sociales, de personas reacias a pensar con su propia cabeza, y de una nación sumida en el desespero por sobrevivir, la maledicencia impulsada desde el gobierno, es tan peligrosa como cualquier virus letal. Sus consecuencias y efectos impredecibles se propagan con mayor rapidez que el propio Covid.

La maledicencia es un mal uso que hacemos de nuestra lengua, no hablando con racionalidad para el bien común y el provecho de nuestro prójimo, sino para satisfacer inclinaciones y desviaciones personales, vanidad, y en casos como se observa en Venezuela, para satisfacer proyectos políticos sin bases morales ni racionales que los sostengan.

La maledicencia no es solo el hecho de utilizar falsas expresiones con malas palabras en sí mismas; también pueden ser buenas palabras , pero dichas con mala intención.

Aunque digamos la verdad, no sirve de nada si nuestro propósito es malo.

El solo hecho de que las religiones amonesten seriamente la maledicencia, debería bastar para apartarnos de ella, sobre todo sabiendo que vivimos en un mundo donde prolifera la mentira y el engaño.

NO HAY MENTIRA BLANCA CUANDO LA MALEDICENCIA ES MULTICOLOR.

Los corazones afectos por amargura son quienes practican la maledicencia . Esa amargura no se oculta con el maquillaje que le colocan a la persona antes de presentarlo frente las cámaras para esparcir su mentira.. Solo hay que estar atentos.

En algunos personajes, la amargura maldiciente se hace evidente, tan llamativa como los colores del arcoíris que sin vergüenza ni pudor, colocan en su estandarte ,

Releyendo por “sopotocienta” vez a José Ingenieros, en su obra cumbre “El hombre mediocre”, me vuelvo a encontrar en la sección tercera del primer capítulo,eso que el autor denominó “La maledicencia”.

Comparto un brillante párrafo donde José Ingenieros utiliza una obra de arte para recrear magistralmente todas las viles pasiones que se conjugan contra la verdad y la virtud.

Luego de expresar la dura frase: “Los lacayos pueden hozar en la fama; los hombres excelentes no saben envenenar la vida ajena”; Ingenieros nos pasea por un famoso cuadro de Botticelli que bien pudiera reflejar la actual realidad Venezolana . Cito

“Ninguna escena alegórica posee más honda elocuencia que el cuadro famoso de Sandro Botticelli. La calumnia invita a meditar con doloroso recogimiento; en toda la Galería de los Oficios parecen resonar las palabras que el artista no lo dudamos quiso poner en labios de la Verdad, para consuelo de la víctima: en su encono está la medida de su mérito.

La Inocencia yace, en el centro del cuadro, acoquinada bajo el infame gesto de la Calumnia. La Envidia la precede; el Engaño y la Hipocresía la acompañan. Todas las pasiones viles y traidoras suman su esfuerzo implacable para el triunfo del mal. El Arrepentimiento mira de través hacia el opuesto extremo, donde está, como siempre sola y desnuda, la Verdad; contrastando con el salvaje ademán de sus enemigas, ella levanta su índice al cielo en una tranquila apelación a la justicia divina. Y mientras la víctima junta sus manos y las tiende hacia ella, en una súplica infinita y conmovedora, el juez Midas presta sus vastas orejas a la Ignorancia y la Sospecha”.

(Fin de la cita.).

EL TRIUNFO DEL MAL SIEMPRE ES PARCIAL.

Para finalizar está reflexión y luego de dos lapidarias sentencias sobre el tema, tomadas de la obra de ingenieros, les dejo la pintura de Boticelli para que intenten un ejercicio de inmaginación colocando nombres conocidos a sus personajes.

Sobran personas de esta Venezuela revolucionaria que llenen las expectativas del autor de la famosa obra de arte que reposa en la Galería de los Oficios en Florencia.

“EL MALDICIENTE, COBARDE ENTRE TODOS LOS ENVENENADORES, ESTÁ SEGURO DE LA IMPUNIDAD; POR ESO ES DESPRECIABLE”

“TODAS LAS PASIONES VILES Y TRAIDORAS SUMAN SU ESFUERZO IMPLACABLE PARA EL TRIUNFO DEL MAL”

Caracas 18 de Febrero del año 2024.

Coronel Angel Alberto Bellorin.